De Res Pública y ética social



Quizá sea un soñador, un teórico, un utópico o simplemente un imbécil, pero creo firmemente en la necesidad de la instauración de una república universal. Me explicaré, porque la cuestión tiene miga y detrás de dos simples palabras se encierra un mundo.

La palabra república, en ello hay acuerdo unánime, proviene de las palabras latinas res pública, que significa lo público, la cosa pública. Este concepto incluye no solamente el agrupamiento de una serie de seres humanos sino también una actitud ética y moral en cada gesto, en cada acción a lo largo de la vida.

La moral republicana, desde este punto de vista, conlleva la asunción por parte de todos y cada uno de sus miembros adultos y responsables de una actitud que prima los intereses generales por encima de los particulares... nada más alejado de la realidad actual que esta forma de entender la vida en sociedad.


Acto popular en Vigo a principios del siglo XX (Fotografía de Pacheco)

Estamos en un mundo, y no hablo ya de este país en el que vivo, en donde hasta hace cuatro días triunfaba quien trepaba más arriba a costa de lo que fuera, quien más hiciera la pelota a sus jefes, quien conseguía más dinero a costa de hundir en la miseria a quien fuera necesario, aunque fuera a costa de timar, engañar, estafar, defraudar y una larga lista de verbos que todo el mundo conoce.

Ante esta tendencia donde prima el triunfo del yo sobre el nosotros, y que ha llevado a la bancarrota a entidades financieras de (hasta hace poco) reconocido prestigio internacional -y de paso ha arrastrado al mundo entero a una crisis sin parangón en los anales de la historia económica moderna- diversos líderes mundiales han decidido que es preciso coger el timón y acabar con determinados comportamientos insolidarios (paraisos fiscales, liberalismo exacerbado y descontrolado...). No es que yo crea que con eso se soluciona el problema -ni mucho menos- pero creo que la idea de fondo podría asimilarse en cierta forma a ese tipo de medidas.

Harto estoy de ver a los políticos patrios alardeando de sus fraudes y estafas, y a la ciudadanía repitiendo en su propio círculo social los modelos mentirosos, tramposos, incívicos y antisociales de sus líderes. Cabe aquí una adaptación de la clásica pregunta de qué fue antes... si el huevo o la gallina: ¿Qué fue antes? ¿el político tramposo al que imita el pueblo o el pueblo fraudulento que se refleja en los políticos que genera?

Asqueado estoy de ver a sindicalistas que se dicen "de clase" defendiendo subidas salariales de quienes tienen un trabajo aunque sea a costa de que no se genere ningún empleo más para quienes no lo tienen, de ver gentes que aceptan un salario misérrimo para el puesto que es simplemente porque si no son ellos quienes los acepten van a ser otros los que lo hagan incluso por menos.

No me extraña, porque lo veo a diario, pero me horroriza de la misma manera ver que empresarios que han derrochado dinero en plena bonanza ahora lloran por las esquinas mendigando a papá Estado una subvención para sobrevivir... cual cigarra que aporrea la puerta de la hormiga con la caída de las primeras nieves.


El Berbés (Vigo) a principios del siglo XX (Fotografía de Pacheco)

Mi apuesta personal es por una república donde los empresarios entiendan que su beneficio se debe al esfuerzo de sus trabajadores y a que gracias a que otros empresarios pagan correctamente a sus empleados éstos pueden comprar sus productos... y viceversa; donde los trabajadores entiendan que en momentos críticos tener un buen trabajo es suficientemente bueno y que si es preciso quitarse algunos vicios para que gentes que no tienen empleo puedan tener uno es un acierto; donde los sindicatos defiendan a todos aquellos y aquellas que estén en disposición de trabajar y no solamente a aquellos que ya lo hacen; donde los bancos entiendan que no es preciso aumentar exponencialmente todos los años los beneficios para que la empresa sea rentable y que una menor ganancia a corto plazo seguramente pueda traer una mayor ganancia a largo plazo; donde los políticos sean un ejemplo de desempeño fiel,
ético, moral y responsable de un cargo que debiera ser un honor (y no una "carga" ni una ocasión legal para el engrosamiento de su cuenta bancaria) y donde la palabra solidaridad y compañerísmo estén mejor vistas que las palabras poder y egoísmo.

Por todo esto hoy, día en que debería estar celebrando la proclamación de la 2ª República Española, no puedo celebrarlo ya que ese sueño se acabó en 1939 por culpa de la intransigencia, del egoísmo y del fundamentalismo de unos pocos que arrastraron a otros muchos.

Eso sí, nunca dejaré de soñar con una 3ª República que suponga un giro de 180 grados de las tendencias a la moda vigentes en la actualidad. A pesar de la rabia por lo que pudo haber sido y no fue seguiré soñando con que algún día pueda llegar a ser.

¡Salud y Res Pública!

7 comentarios:

Belén dijo...

Me ha gustado mucho esta entrada... es celebrando la república pero hablando de ella como ética...

Si

Besicos

Anónimo dijo...

Muy buena entrada Banderas, la verdad es que cada dia prima mas el yo.
PD: ¡¡ande andas!! que nos tienes abandonados.
saludos Aguita

Irreverens dijo...

De hecho, en una de las asignaturas que cursé en la UOC, que era una introducción a la política, hablamos del republicanismo como un movimiento ético. Sin duda, la teoría republicana es una buena utopía, que merece la pena desear y perseguir.

Ojalá veamos nosotros esa tercera república, ¿verdad?
:)

Bicos/Petons

Jovekovic dijo...

Viva la República!!

Banderas dijo...

Belén, muchas gracias. Tú siempre tan amable. La verdad es que pensé un poco sobre qué escribir mientras entrenaba (de 9:30 a 10:30 de la noche) y luego me duché, cené y la escribí de un tirón... así de simple... ¡lo que hace tener las ideas medianamente claras!

Bicosssss ;-)
Aguita, pues muchas gracias, hijo... uno que es asín de soñador... ya ves. Ya os sigo... ya os sigo... es que estuve de vacances interneteriles o similar ;-) Nos vemos el domingo ¿no?

Irreverens, yo no tuve esa asignatura pero largas horas de meditación sobre lo injusto que es este puto mundo me ha llevado a imaginar esa república ética.

En cualquier caso una 3ª -aunque no fuera tan ética- sería muy bien recibida... pero no soy yo muy optimista al respecto a día de hoy.

Biquiños/Petonets ;-)

Jovekovic ¡¡Vivaaaa!! ¡¡Vivaaaa!!¡¡Vivaaaa!!

Fernando dijo...

Banderas, como moitas outras veces, todo un pracer leer as tuas reflexións, esa carga e ilusións que transmites e cando menos unha carga de positividade, enteraranse polo menos os que dicen defendelo?.
Por certo o de correr inspira, sempre lembrarei as magnificas saidas a luz da lúa despois de traballar, con lua ou con choiva, cantidade de lucidez deixaba. Agora os meus 1xx kg. non me permiten esa sorte.

Saúde
Fernando

banderas dijo...

Fernando, o certo é que son máis ilusións que realidades... e máis no mundo no que nos movemos... pero por soñar que non quede.

Unha magoa que os teus ZZZ Kgs non che deixen correr, porque así e todo é un pracer de deuses que non todo o mundo sabe apreciar.

Deica logo ;-)