Feliz Navidad para "casi" todos los gustos.




Como no todos pensáis lo mismo de la nochebuena, ni de las navidades en general, este año os dejo unos vídeos variaditos... y es que en la variedad está el gusto ¿no?


Para los célticos:



Para los gaélicos:



Para los marchosos:



Para los jazzeros:



Para los ochenteros:



Para los noventeros:



Para los clásicos:


Alegría en La Salvé



De la montaña al mar como si nada.

Eso es lo bueno de Cantabria, entre otras muchas cosas. Le sucede como a mi ciudad, pero a lo grande. En Vigo no tenemos montañas tan altas, aunque algunas sí muy hermosas, ni playas con aguas tan calentitas, pero sí tanto o más bellas.

El caso es que en Laredo el agua del mar estaba tan apetecible



y la de las charcas que la bajamar había dejado estaba aún más templada,



que resultó una delicia chapotear durante casi una hora...



la que tardó la marea en anegar esas cálidas lagunas.



Imposible no saltar de alegría



mientras la marea no terminara de subir.



Las fotos, como siempre, mías. Si os gusta alguna no os cortéis.

Picos de Europa desde el Valle de Camaleño y Fuente Dé.



Los Picos de Europa son imponentes los mires por donde los mires. Si el otro día os los mostraba desde la vertiente asturiana, hoy os los pongo desde el este.

El valle de Camaleño ofrece impresionantes vistas de estos viejos gigantes ibéricos, un nutrido grupo de cumbres no excesivamente altas (ninguno llega a los 3.000 metros) pero sí muy hermosas desde la mirada de un amante de la escalada, con sus piedras calizas y sus paredes en muchos casos verticales.

Desde las proximidades de Santo Toribio de Liébana (uno de los puntos neurálgicos de la comarca lebaniega) aún semejan lejanos esos montes aguerridos, fuertes y recios; ásperos en contraste con las verdes laderas más próximas.



Bajando al valle, en Los llanos, donde viejas casas de piedra y madera soportan estoicamente el abandono forzoso que impone el aislamiento al lado de novedosas casas de "turismo rural", se hacen más rotundos aun apenas vistos sobre los tejados.



Y a pie de teleférico, en Fuentedé, donde el turista de ocasión se mezcla con el senderista de fin de semana, el montañero aficionado y el escalador de pies de gato y carbonato de magnesio, las proporciones toman una escala real que asusta a los desprevenidos.




No digamos ya cuando se ha llegado al mirador de El Cable y se vuelve la vista atrás (más bien abajo) para apreciar la considerable distancia (750 metros de desnivel)salvada en apenas unos minutos (poco más de 3).



El valle, al fondo, empequeñece nuestro espíritu y nos devuelve a otra realidad posible... la que nos marca la naturaleza.



Dirigiendo nuestra mirada al sur perdemos la noción de distancia y tamaño, pues todo parace ya de otra dimensión. Bien visto, la Cordillera Cantabrica no es sino un dibujo sobre un plano.



No obstante conviene girar sobre nuestros talones, ya que el aliento de la montaña sopla suavemente en nuestras nucas. Es Peña Vieja, con sus 2617 metros, el pico más alto de Cantabria, que nos llama desde las alturas.



Pero antes de llegar a sus pies el paisaje nos muestra lo largos que pueden ser los senderos en medio de tanto pico: la ruta hacia Horcados Rojos, pasando por la Vueltona.



Una vez llegados a los pies de la Peña Vieja se nos muestra otra ruta más cómoda, que nos llevaría a las praderías de Áliva y también a un hotel refugio. Pero ni tenemos tiempo ni medios para perdernos por estos montes, así que dejamos para mejor ocasión unas vacaciones más salvajes y volvemos sobre nuestros pasos.



De vuelta al valle recordamos lo grande que es la naturaleza cuando alzamos los ojos al cielo y tardamos en encontrarlo, allá detrás de la vieja Peña Remoña, orígen del rio Deva.



Y prometemos volver mejor equipados y dispuestos a afrontar el reto de la montaña en compañía de una información de primera mano, lo que siempre es de agradecer.

Fotos del autor. Si pincháis encima podréis verlas en la mitad de su esplendor original.

Arte medieval y arte natural (Cangas de Onís)



Finalizando el mismo viaje hicimos otra parada casi de rigor. Si a la ida hicimos un alto en Escalada, a la vuelta fue la cara occidental de Picos de Europa la que nos retuvo.


El río Sella justo antes de llegar al puente.

Como queríamos ver la montaña en todo su frescor preferimos hacer noche cerca, y qué mejor lugar que Cangas de Onís, con su puente mal llamado "romano" (ya que su construcción seguramente date del siglo XIV) pero con toda probabilidad erigido sobre una base romana.


Bonito en escorzo y apaisado

De hecho se puede trazar una línea recta imaginaria perfecta entre un par de puntos de las bases del mismo e imaginar a qué altura estaría el "ándito" o calzada de la construcción romana original.


Hermoso reflejado en el agua y en vertical

En cualquier caso, el puente actual es fotogénico lo saques desde donde lo saques y con cualquier encuadre. Es lo bueno que tienen las obras de arte auténticas, que son buenas se vean como se vean aunque tengan originalmente una función más práctica que estética.


Poderoso visto de frente en todo su esplendor

De mañana temprano, para evitar la aglomeración que suele producirse a mediodía, subimos hasta los lagos de Covadonga, el lago Enol y el lago Ercina (el tercero en discordia, el Bricial, no pudimos verlo porque no era época de deshielo y por tanto no era posible observarlo) y allí admiramos la belleza natural de un paisaje amenazado por la presión que supone su atractivo turístico.


El lago Enol desde uno de los lugares donde se vuelve más fotogénico

Menos mal que (se supone) hay un control de acceso a los vehículos particulares... aunque dependiendo de la época del año ese control es mayor o más relajado. Debió tocarnos temporada baja, pues pudimos subir hasta los aparcamientos más remotos... lo cual nos vino bien porque mi hijo pequeño aún lleva mal lo de andar más de un par de kilómetros.


El lago Ercina con Picos al fondo

Aún así considero que el número de visitantes a la zona es excesivo y peligroso para el adecuado mantenimiento ambiental, pero cada cual que explote sus recursos turísticos como tenga a bien entender... como sucede con las minas de Buferrera, también visitables y situadas dentro de la misma área geográfica.


Vista de la zona de la Minas de Buferrera(el hombre creando paisaje)

Fotografías del autor. Si pincháis encima las veréis mucho más grandes. Si os gustan podéis usarlas para vuestro uso privado. Gracias. Creo que a eso le llaman copyleft.

Manifiesto en defensa de los derechos fundamentales en internet



Ante la inclusión en el Anteproyecto de Ley de Economía sostenible de modificaciones legislativas que afectan al libre ejercicio de las libertades de expresión, información y el derecho de acceso a la cultura a través de Internet, los periodistas, bloguers, usuarios, profesionales y creadores de internet manifestamos nuestra firme oposición al proyecto, y declaramos que:

1. Los derechos de autor no pueden situarse por encima de los derechos fundamentales de los ciudadanos, como el derecho a la privacidad, a la seguridad, a la presunción de inocencia, a la tutela judicial efectiva y a la libertad de expresión.

2. La suspensión de derechos fundamentales es y debe seguir siendo competencia exclusiva del poder judicial. Ni un cierre sin sentencia. Este anteproyecto, en contra de lo establecido en el artículo 20.5 de la Constitución, pone en manos de un órgano no judicial -un organismo dependiente del ministerio de Cultura-, la potestad de impedir a los ciudadanos españoles el acceso a cualquier página web.

3. La nueva legislación creará inseguridad jurídica en todo el sector tecnológico español, perjudicando uno de los pocos campos de desarrollo y futuro de nuestra economía, entorpeciendo la creación de empresas, introduciendo trabas a la libre competencia y ralentizando su proyección internacional.

4. La nueva legislación propuesta amenaza a los nuevos creadores y entorpece la creación cultural. Con Internet y los sucesivos avances tecnológicos se ha democratizado extraordinariamente la creación y emisión de contenidos de todo tipo, que ya no provienen prevalentemente de las industrias culturales tradicionales, sino de multitud de fuentes diferentes.

5. Los autores, como todos los trabajadores, tienen derecho a vivir de su trabajo con nuevas ideas creativas, modelos de negocio y actividades asociadas a sus creaciones. Intentar sostener con cambios legislativos a una industria obsoleta que no sabe adaptarse a este nuevo entorno no es ni justo ni realista. Si su modelo de negocio se basaba en el control de las copias de las obras y en Internet no es posible sin vulnerar derechos fundamentales, deberían buscar otro modelo.

6. Consideramos que las industrias culturales necesitan para sobrevivir alternativas modernas, eficaces, creíbles y asequibles y que se adecuen a los nuevos usos sociales, en lugar de limitaciones tan desproporcionadas como ineficaces para el fin que dicen perseguir.

7. Internet debe funcionar de forma libre y sin interferencias políticas auspiciadas por sectores que pretenden perpetuar obsoletos modelos de negocio e imposibilitar que el saber humano siga siendo libre.

8. Exigimos que el Gobierno garantice por ley la neutralidad de la Red en España, ante cualquier presión que pueda producirse, como marco para el desarrollo de una economía sostenible y realista de cara al futuro.

9. Proponemos una verdadera reforma del derecho de propiedad intelectual orientada a su fin: devolver a la sociedad el conocimiento, promover el dominio público y limitar los abusos de las entidades gestoras.

10. En democracia las leyes y sus modificaciones deben aprobarse tras el oportuno debate público y habiendo consultado previamente a todas las partes implicadas. No es de recibo que se realicen cambios legislativos que afectan a derechos fundamentales en una ley no orgánica y que versa sobre otra materia.

Esta viñeta, creada por Eneko para 20minutos.es y 20 minutos, tiene licencia Creative Commons. Puedes cogerla y usarla en el medio que desees en apoyo del Manifiesto, firmándola Eneko/20minutos.es.


Entrada de copia y pega que no necesita comentarios. Otros colegas que han hecho lo mismo (o parecido): Irreverens, Joako, Eifonso Lagares, Noe, Guillermo Pardo (brillantemente, por cierto)... entre otr@s.

San Miguel de Escalada: una joya estropeada



En septiembre pasado me tomé una semana de vacaciones para volver a visitar
Cantabria. Hacía muchos años desde la última vez que estuve por santanderinas tierras y, aprovechando que a los niños y a mi mujer les apetecía mucho ver el Parque de la naturaleza de Cabárceno, allá nos fuimos.






Sin embargo hoy os traigo algo que tenía ganas de volver a ver, y que caía de camino (apartándonos un poquito de la ruta) a nuestro destino final. Se trata de lo que queda del Monasterio de San Miguel de Escalada, compuesto por un conjunto de dos edificaciones: la vieja iglesia de San Miguel (del siglo X) y la capilla y torre de San Fructuoso (del siglo XII).






A mi lo que realmente me interesaba era volver a ver la joya del siglo X que había visitado con gente de mi vieja facultad de Geografía e Historia y dirigidos en la ruta por mi bien preciado profesor Moralejo (del que ya he hablado en alguna otra ocasión) aunque las obras de esta época no fueran su especialidad.


No me extenderé en apreciaciones técnicas ni artísticas porque para eso están los libros de arte y las enciclopedias y quien quiera saber más sobre esta construcción tan bien conservada ya sabe lo que tiene que hacer.


Vídeo sobre la iglesia mozárabe (Artehistoria.com)

Sin embargo no puedo evitar llamar la atención sobre la gran chapuza que hicieron según mi corto entender los técnicos de la Junta de Castilla y León cuando decidieron instalar un extraño cubo metalico justo a escasos 20 metros del conjunto. En mis fotografías tuve que hacer auténticos números para no sacarlo, puesto que rompe totalmente con la estética del lugar. Sin embargo os dejo al final un vídeo en el que se critica precismante eso que definen como "bodrio".


Vídeo realizado por la Junta de Castilla y León en el marco del proyecto "Escalas"

Y es que para ilustrarnos sobre las peculiaridades de la obra arquitectónica y de las labores de restauración y "puesta en valor" del monumento no hacía falta más que poner un par de paneles debidamente colocados en las proximidades del acceso a la misma en vez de una mamarrachada de "presunto" diseño moderno que, eso sí lo hace a la perfección, contrasta a más no poder. Sobre el tema han escrito ya otros... e incluso hay quien ha preferido pasar a la acción directa.


El "bodrio" perpetrado por la Junta de Castilla y León

Nota: Fotografías del autor. Si queréis verlas en mayor tamaño sólo tenéis que pinchar sobre ellas. Merece la pena ver los detalles decorativos.

Un rato con los Carmina Burana.



Dentro de un rato asistiré a un concierto enmarcado dentro del ciclo Are-More
acusa la crisis, espero responda a las espectativas creadas. La Camerata Lírica Española junto con la Orquesta Carlos III tocarán en Vigo los Carmina Burana en la versión de Carl Orff... una obra llena de una fuerza monumental que responde a una época muy determinada.


"Trailer" de la versión que he visto hoy con algunas de las imágenes que ilustraban los textos latinos de la obra.

No quiero buscar significados extraños, pero sí reflexionar brevemente sobre la obra. Que un músico alemán haya compuesto algo con ese halo grandioso y monumental entre los años 1935 y 1936 (en pleno auge del nazismo) parece ser más que significativo. De hecho algunas relaciones más que interesantes se han establecido entre compositores y directores de la época con el partido ascendente. Tambien en el artículo sobre Orff en Wikipedia -versión inglesa- se hacen diversas apreciaciones sobre su posible filonazismo que en la versión en castellano no aparecen.


Versión con banda sinfónica y dos coros (nada que ver con la que acabo de oír, claro)

Dejando de lado consideraciones extramusicales hay que señalar que la obra es una cantata escénica basada en los textos medievales (cantos goliardos de los siglos XII y XIII) transcritos en el monasterio de Benediktbeuern (Baviera) y aparecidos en la Biblioteca Estatal de Baviera en 1803. Orff tomó los textos y creó una música llena de ritmo y fuerza (especialmente por su orquestación en la que destacan las percusiones) que ha sido utilizada en alguna película de temática medieval con gran éxito. ¿Quién no recuerda la película Excalibur de John Boorman? Sin duda alguna quien más quien menos la asocia a la famosa melodía del "O fortuna" con el que se inicia y remata la obra.


Una de las escenas de la película "Excalibur" en que se usa la melodía del "O fortuna"

Ya he vuelto, y ahora toca la crítica. No ha estado mal la experiencia si tenemos en cuenta que la orquestación ha sido muy reducida: dos pianos (que han llevado el peso instrumental de lo que en otras ocasiones hace una orquesta) y percusiones diversas... además de un coro de no más de 50 voces y los solistas (soprano, barítono y contratenor). La sonoridad de la sala (un cine con escenario) tampoco es que ayudara mucho. Menos mal que la sala no es muy grande y el sonido resultó suficiente para alcanzar la fila 17 en que me encontraba.

Lo que sí me gustaría destacar de este espectáculo es el buen gusto que tuvieron a la hora de elegir las imágenes proyectadas al fondo del escenario, entresacadas en muchas ocasiones de famosas obras de arte de las más diversas cronologías, pero siempre tratando de ilustrar la temática de las diversas canciones que componen la obra. Por ejemplo, para ilustrar el "In taberna" recurrieron a "Los borrachos" (El triunfo de Baco) de Diego Velázquez, a "Los jugadores de naipes" de Paul Cezanne, etc.

Maratona de Oporto 2009 (la película)




La tarde y noche anterior a la "maratona" (he decidido que a partir de anteayer mismo ya no voy a tener duda en cuanto al género aplicable a la distancia que esa palabra representa) la pasé con un buen grupo de amigos y amigas aficionados (en mayor o menor medida) a esta locura de las carreras populares. El ambiente distendido no evitó, sin embargo, que durante toda la noche mi sueño no pasara de una duermevela tensa que hizo que, incluso, me quedara dormido más tarde que mi nervioso compañero de "celda". La próxima vez le hago caso a un tal Mincha e incluyo un relativo "dopaje" para descansar en condiciones.

Sonó el despertador a la hora prevista (6:15 de la madrugada, hora portuguesa, una hora más en España) y procedí a ponerme algo de ropa decente para bajar a desayunar con los compañeros. En mi anterior experiencia maratoniana apenas había desayunado un par de tortas de maíz y una botella de bebida isotónica y, sinceramente, eso también tuvo que ver en mi bajo rendimiento de aquella ocasión. Ayer me dije que era mejor llevar algo de peso extra en el estómago, ya que tiempo habría para quemarlo de sobra. De esta forma tomé un bol con 5 cucharas soperas de muesli mezclado con un yogur, una rebanada de pan con dos lonchas de jamón cocido y una buena taza de café con leche.

Subimos a darnos una ducha, afeitarnos y vestirnos para la ocasión. Además del ritual normal en este tipo de ocasiones, la de ayer tenía el valor añadido de que la indumentaria que llevaría sería la del equipo de atletismo que tenemos en vías de legalización y registro.
  • Calcetines comprados para la ocasión (pero probados ya tres o cuatro veces).
  • Zapatillas compradas para la ocasión (pero con más de 250 kms. sobre sus suelas).
  • Mallas y camiseta del C.A.R. Marisqueiro (ambas usadas al menos en una ocasión o dos).
  • Vaselina en las zonas donde suelo tener rozaduras (ingles, axilas y pezones).
  • Esparadrapo hipoalergénico para cubrir los pezones (recomendación de mi amigo Khene).
  • Pulsómetro GPS con las baterías recargadas y comprobadas la mañana anterior (sin cinta de pulsómetro ya que me produce rozaduras bastante serias en la piel)
  • Cortavientos y pantalón de chandal para el tiempo de espera entre la llegada a la zona de salida y la entrada en el "cajón".
  • Cinturón de hidratación/alimentación (con dos barritas de cereales con chocolate, una bolsita con compota de manzana y plátano y dos botellas de isotónica de 150 ml.)
Además, en la bolsa que se deja para recoger después de la carrera:
  • Gel para calentar los músculos tipo linimento.
  • Botella de 1 litro con bebida isotónica para salir ya suficientemente hidratado (la acabé media hora antes de la salida).
  • Dos camisetas para poner al llegar a meta ya que el frío suele pillarme rápido una vez que dejo de correr.
A las 7:45 nos recogía en el hotel un autobús que iría, junto con otro en el que iban los "gacelos" (etíope, keniatas, etc.), hasta la zona de salida escoltado por un par de motoristas de la policía local de Porto... todo un lujo reservado a estrellas mediáticas como nosotros... en fin, alguien entenderá este comentario.


Los componentes de la expedición (casi) al completo.

Llegamos a la zona de salida y enseguida vimos al Sr. Jorge Teixeira de Runporto.com (organizador de esta y otras 6 carreras que se celebran desde hace unos años en Oporto: Corrida Día do Pai, Meia Maratona, San Silvestre, Corrida do Homem e da Muller, Corrida da Mulher, Corrida das Festas da Cidade de Porto, Corrida caminhada pelo Ambiente) como pez en el agua, coordinando a los voluntarios y profesionales de los más diversos aspectos que hay que tener en cuenta a la hora de organizar una competición de esta magnitud, y con toda una tranquilidad aparente que me dejó anonadado.


Abusando de la confianza para estirar como es debido.

Mientras pasaban los minutos los nervios iban aumentando (sobre todo porque había recogido el dorsal a un par de personas que no acababan de aparecer) y me fui a hacer cola a los baños (experiencia que no tengo el menor interés en repetir... prefiero una esquina o un árbol cualquiera). De repente veo la hora y me doy cuenta de que aún no me he dado la crema para los músculos ni he entregado la bolsa con la ropa para la vuelta. Allá me voy a toda velocidad y, con los nervios y las prisas me olvido de sacar el cinturón de hidratación. Menos mal que había dejado la bolsa próxima al borde del camión y la localizaron rapidamente.


Plano del recorrido hecho con el Garmin GStart de mi pulsómetro con GPS

Cuando volví al lugar donde estaban mis compañeros ellos ya habían volado hacia el cajón de salida, así que allá me fui entre prisas y juramentos varios. Una vez dentro me adelanté hasta la mitad del grupo de maratonianos y estiré algunos músculos que aún no había tocado e intenté localizar al resto del equipo. Lo conseguí con la mirada, pero en cuando dieron la salida fue del todo imposible alcanzarlos, así que enfilé el primer kilómetro con su impresionante cuesta con relativa tranquilidad, ya que la masa de gente corriendo tampoco permitía muchos lujos. Al cabo de un par de minutos me pasa como una flecha un compañero del foro (MKM) luciendo camiseta de otro foro distinto (ya veo que lo suyo son los foros de atletismo). ¡Caramba cómo va la gente!

Yo sigo a mi bola cuando me pasa el compañero Mincha acordándose de la hora en que se le ocurrió anotarse a la Family Race para, finalmente, tirar del grupo grande del equipo hasta el km. 10. "¡¡Más de un kilómetro para pillarte a ti!!" me dice. No le queda nada hasta alcanzar a los que van en cabeza. ¡¡Animalito!!

Durante los primeros 8 kilómetros me resultó difícil, por no decir imposible, controlar el ritmo de carrera. Las razones, muy sencillas: por una lado, al salir juntos tanto los de la maratona como los de la family race (una carrera más corta, de tan sólo 14 kilómetros) resulta casi imposible no dejarse llevar por el ritmo de la mayoría de la gente; por otra parte, el recorrido es mayoritariamente en ligero descenso, y eso anima al más pintado. El peligro es que si vas más rápido te pasas de vueltas pronto, pero si te pasa mucha gente te da la sensación de que vas demasiado despacio. No sé, es complicado regular la velocidad cuando uno va solo... y eso que llevaba mi pulsómetro dándome a cada momento el ritmo de carrera.

En torno al kilómetro 9 vi delante mía a un hombre de unos cincuenta largos con una camiseta a modo de bandera española con unas palabras que venían a decir algo así como "Equipo español de maratonianos". Al llegar a su altura le pregunté, ni corto ni perezoso, que a por cuánto iba. Me dijo que a 3 horas 45 minutos y vi el cielo abierto, pues ese era mi objetivo. Así se lo comenté y seguí un rato con él, pero al poco me dice que yo voy algo más rápido y que me vaya... pero al cabo de un kilómetro escaso volvemos a encontrarnos y ya no lo solté hasta el kilómetro 31 y pico. Bueno, a él y a un grupo de 4 corredores más, todos de Pontevedra capital que tenían en un tal Julio el hombre a seguir... el marcador de ritmos. No sé cuántos maratones habría en aquellas 10 piernas, pero mi primer compañero confesó haber hecho ya 12 maratones (13 con el que estabamos haciendo). Formamos un grupo charlatán y bastante alegre que pasaba de vez en cuando a otros corredores y que también era rebasado de tarde en tarde. Los kilómetros iban pasando y mi vejiga daba muestras de dolor, así que comuniqué que me paraba (más o menos en la zona de bodegas de la orilla izquiera).

Cuando volví al adoquín (en esa sección no había asfalto por ninguna parte) me dije que merecía la pena intentar volver a enganchar con el grupo de referencia, así que durante casi otros 2 kilómetros me di un poco de caña (4' 48''/km y 4'56''/km) para alcanzarlos finalmente poco antes de la media maratón, que hice en un tiempo de 1 hora y 48 minutos aproximadamente.

Por el camino me crucé con casi todos los conocidos del foro correrengalicia.org, unos con más fuerza (Yosi y Beauvais, que hicieron unos tiempazos), otros dentro de lo esperado (Aguita y Jeff) y otros quejándose de su estado (Canido) y a todos procuré, como suelo hacer en todas y cada una de las carreras a las que voy, darles ánimo... aunque a esas alturas de una carrera no siempre están los sentidos para saludos.

En fin, mantuve el ritmo entre 5'03'' /km y 5'20''/km hasta el kilómetro 31 con la ayuda del famoso grupito de Pontevedra al que me enganché. Por cierto, gracias a ellos pude sentirme más protagonista de lo normal porque un grupo de españoles que esperaba el paso de la maratona en el puente de Dom Luís I y alrededores eran acompañantes suyos... uno incluso se paró para abrazar a (supongo) su compañera... mujer... en fin, lo que sea.

A partir del kilometro 30 el grupo comenzó a disgregarse. Recuerdo que uno de ellos había dicho algunos kilómetros antes una frase para recordar en cada maratona: "Si en el kilómetro 10 estás bien, sigue. Si en el kilómetro 20 estás bien, sigue. Si en el kilómetro 30 estás bien, empieza a correr". Pues en efecto, ni corto ni perezoso el mismo que había dicho esa frase dijo que se iba hacia adelante a ver si alcanzaba a otro de Pontevedra que llevaba como objetivo algo menos de 3 horas 30 minutos. Y dicho y hecho, en un plis plas paso de ir a 5'15''/km a 4'45''/km... y sin despeinarse el tío. Otro compañero me invitó a que siguiera al escapado, pero mi cabeza me dijo que aún no era el momento y seguí con el grupo.

En el kilómetro 31 el más joven del grupo (aparte de mi, claro) empezó a tener ciertos problemas de cansancio y el que marcaba tan bien el ritmo se descolgó de nosotros para acompañarle... un gesto que le honra, pues iba sobrado de fuerza. Así que nos quedamos mi primer compañero y yo... bueno, y un portugués de Lisboa que se había enganchado a nuestro grupo un par de kilómetros antes.

Seguimos de charla los tres que quedabamos. Llegamos al tunel que hay junto al puente e Dom Luis I y al pasar al otro lado compruebo que nos habíamos quedado solos el lisboeta y yo, mientras mi compañero pontevedrés se había descolgado unos 50 o 60 metros. En fin... el grupo estaba roto y sólo me quedaba seguir aguantando el ritmo que ahora marcaba mi compañero y al mismo tiempo rival portugués. Seguimos charlando, pero cada vez menos, ya que los ritmos pasaron a ser algo más rápidos. El objetivo a alcanzar ya estaba asegurado, salvo reventón de última hora, así que intenté amarrarme a esa tabla de 5'/km hasta el 40. En ese punto, como dijo mi camarada lusitano, se disparan las alarmas y se acaba la fiesta. Del 33 al 40 hicimos: 5'01'', 5' 08'', 4' 59'', 5'01'', 5'01'', 5' 04'', 5' 05'', 5' 00''. Estos ritmos hicieron que adelantáramos a gran cantidad de gente que había medido mal sus fuerzas o que notaban problemas musculares por la cantidad de tiempo trabajado, como el compañero Cacho, que aún tuvo fuerzas para darme ánimos cuando quien más los necesitaba era él. ¡¡Pobre, cómo le vi sufrir!!

El mar, a nuestra izquierda, rompía olas de cuatro metros contra las rocas próximas a la costa sin que apenas hubiera viento, lo que me hizo pensar en lo poderosa que es la mar de fondo, que no precisa de viento para remover conciencias. Esa idea de poder, de fuerza de la naturaleza, se hizo una constante en mi pensamiento, centrado ya en afrontar la última cuesta y acabar la carrera lo mejor posible. La mañana había estado lluviosa (creo que de los 42 kms no paró de llover más allá de un par de ellos a lo sumo) pero sin frio, y me acordé de dos de los tres largos más largos que hice en mi entrenamiento: la Pontevedra-Vigo y el último de 20 kilómetros, el domingo anterior, en condiciones incluso más adversas que las que estaba viviendo. Sentía la humedad sobre el cuerpo y la ausencia de molestias, pero también notaba que había bebido y comido de más (el miedo al tío del mazo que vino a por mi en Barcelona me hizo beber y comer más de lo necesario) así que no volví a "repostar" hasta pasado el 40... justo antes de empezar la subida.

Llega la subida, de apenas 500 metros, y el ritmo baja por momentos a 5'15''/km., pero al final nos cargamos el 41 en 4'57'', y yo notaba que las piernas, el corazón y los pulmones aún tenían margen de maniobra. A lo lejos ya se ven los hinchables y me pregunto si habrá trampa, como en la Vig-Bay, en la cual me paré en el primer hinchable que vi y aún quedaban más de 100 metros para la meta. Acelero un poco el ritmo y mi compañero portugués se mantiene casi a la par. De repente veo a Montxo, de Porriño, que ha venido a apoyar a Irdam y me dice algo así como "Neno ¿pero xa estás aquí? Vas como unha bala. ¡¡Dalle duro!!" y me saca una fotografía con el móvil que lo dice todo de mi alegría por la mejora de marca que aún no había conseguido pero sabía que estaba a la vuelta de la esquina... nunca mejor dicho.


Lo dicho: la satisfacción del trabajo bien hecho.
A mi izquierda (de verde) mi compañero lisboeta.


Sigo corriendo ya casi en un sprint, y veo a Mincha, que también me dice que estoy como una moto y que me recuerda que aún quedan 200 metros, le digo que sí, que en efecto estoy pasado de vueltas y empiezo a dar todo lo que me quedaba. No es mucho un sprint de 200 metros, pero después de casi 42 kilómetros puede hacerse interminable. Alargo la zancada y paso el segundo hinchable. Me saludan las chicas (Pili, Yoli, Ana) y la sonrisa borra el sufrimiento.

Estoy en la gloria y cuando giro hacia la izquierda, donde está LinkinPark con su pierna rota, me acuerdo de lo que nos decía cuando nos quejabamos de nuestras molestias: "Por lo menos vosotros podeis correr"... y eso hago. Corro hacia un reloj que marca mucho menos de lo esperado. Veo cómo avanzan los últimos segundos del minuto 35 (las 3 horas no me las quitaba nadie, claro) e intento desesperadamente llegar antes del cambio pero no fué posible. Tiempo bruto 3 horas, 36 minutos, 3 segundos. Tiempo neto 3 horas, 35 minutos, 43 segundos. Nueva marca. Bueno, segunda marca. Creo que va a ser dificil mejorar este tiempo. Medalla. Manzana, isotónica que me había sobrado, agua, charla con Beauvais (que esperaba turno para el fisio), estiramientos y de repente. ¡¡Dios mio!! ¿Ahi sirven cañas? No me lo puedo creer. Espero mi turno y ¡vaya hombre, se acabó el barril! Espero a que pinchen otro y mi turno... una cañita... ¡qué bueno! ¡lástima que el día no acompañe!


Perfil de la carrera (verde) obtenido mi pulsómetro con GPS y velocidad (azul) de carrera en Km/h.

Saludo a mi compañero portugués, José Oliveira, del G D UNIDOS CAXIENSES, que ha hecho 8 segundos más que yo. Me felicita y yo le correspondo agradeciéndole el buen ritmo que me ha ayudado a mantener. Luego me encuentro con mi otro gran apoyo, el pontevedrés Fernando Lafuente, que hizo 3 horas 40' 32''. Con él hubiera llegado más de acuerdo con mis espectativas, pero me encontré con la ocasión y la aproveché.


El careto que se me quedó el resto del día: la felicidad.

Empieza a cogerme el frio y decido salir de la zona de meta e ir a reunirme con mis amigos del C.A.R. Marisqueiro, con los cuales he compartido tantos largos dominicales y tantos buenos momentos. Hay mucho que celebrar:
  • Haber bajado 22 minutos respecto a Barcelona.
  • Haber llegado entero y con fuerza.
  • Haber evitado las lesiones y las molestias durante la carrera.
  • Estar más cerca de las 3 horas y media.
  • Estar vivo y como una moto (de hecho aún lo estoy).

El equipo a su regreso triunfal al hotel de "concentración"

Y ahora a comer como dios manda.

... y bien vendido que estaba.



Hace apenas un par de días (escasamente una hora antes de salir hacia Oporto) comenté que había respetado todas las "normas" para preparar un maratón como hay que hacerlo, ir como hay que ir, etc. y que esperaba que, en consecuencia, el maratón me saliera según lo planeado.


De camino a Oporto, todo optimismo

En una carrera de tal envergadura una rozadura se transforma en una ampolla. Ésta, a su vez, lo hace en un gesto incorrecto en la zancada. El gesto se traduce en una sobrecarga en un grupo de músculos y la sobrecarga puede acabar en una lesión que tire por tierra no sólo una carrera sino muchos meses de trabajo, tanto anteriores como posteriores.

Por otra parte un ritmo demasiado alto en un momento determinado de la carrera puede suponer la quiebra de la sutil armonía entre respiración, pulsaciones y demanda muscular de sangre oxigenada.

En definitiva, con todo esto quiero decir que no es una broma enfrentarse a semejante distancia. Sin embargo creo que no conviene tenerle miedo sino respeto.


La tarde anterior, de cachondeo.

Esa misma frase se la decía yo la noche anterior a la carrera a mi compañero de habitación y novato en la distancia. Creo que el buen hombre se había hecho la equivocada idea de que yo era una especie de experto en maratones cuando en realidad solamente había hecho una hasta anteayer mismo.


Los minutos previos: estirando, comentando y calentando.

Seguramente el haberme oído o leído opinando sobre el tema haya sido el origen de tal confusión, pero creo que mi carácter "humanista" y "enciclopédico" respecto de todo aquello que me apasiona también puede haber influido en que él tuviera esa sensación errónea sobre mi presunta experiencia maratoniana.


El equipo masculino casi al completo estrenando equipación.

Bueno, a lo que íbamos: la carrera de ayer. ¡¡Una pasada!! Jamás en toda mi vida pensé que me pudiera salir una carrera tan "redonda"... sobre todo después del palo que me llevé en mi primera experiencia maratoniana.

Pero esa es otra historia que contaré muy pronto y un éxito que debo en buena medida al entrenamiento que he hecho, de manos de una atleta de gran calidad gracias a esto de internet.

Nota: las fotografías son todas gentileza de los compañeros del C.A.R. Marisqueiro Mincha (Fernando) y Agüita (Ramiro)... bueno, de su cámara y el ojo de su mujer, Pili.


Ya está todo el pescado vendido

Con esta expresión quiero decir que poco puedo hacer ya para que el maratón que voy a correr este domingo en Oporto me salga bien.

  • He seguido el plan de entrenamiento prácticamente al pie de la letra.
  • No he participado en carreras que me hubiera gustado hacer pensando que rompían mis pautas de entrenamiento.
  • He alcanzado los ritmos y objetivos señalados en todas y cada una de las sesiones de entrenamiento.
  • He seguido las recomendaciones sobre alimentación típicas para una carrera de esta envergadura.
  • He usado el calzado y la ropa que voy a llevar para evitar rozaduras y molestias típicas de un "estreno".
  • Llevo vaselina, talquistina, gomina... en fin, que llevo de todo.
  • He probado la compota de manzana y plátano que usaré en torno al km. 30 (si todo va como es de esperar).
  • He ido al fisio un par de veces esta semana para que me deje esos recovecos molestos a punto de caramelo.

Al lado de este club de remo pasaré como una bala... o eso espero.

Mis parciales kilométricos durante estas 8 semanas de estricto entrenamiento han sido de:

  • 1ª semana: 62 kms.
  • 2ª semana: 67 kms.
  • 3ª semana: 74 kms.
  • 4ª semana: 75 kms.
  • 5ª semana: 74 kms.
  • 6ª semana: 70 kms.
  • 7ª semana: 66 kms.
  • 8ª semana: 34 kms (a falta de los 42.195 metros del domingo)

TOTAL: 552 kms de entrenamiento.

Pues eso: ya está todo el pescado vendido.

Ahora a demostrar que ha servido para algo. Ya os contaré cómo me ha ido.

Agradable sorpresa/Triste recuerdo



Como ya ha sucedido en más de una ocasión, mi emisora preferida para evadirme de la temeraria conducción de mis conciudadanos vigueses me ha descubierto a un intérprete fabuloso: Thomas Quasthoff.

La canción que me lo descubrió fue una versión de una canción tradicional irlandesa (Danny Boy) muy apropiada para un día como el de hoy por ser utilizada frecuentemente en los funerales irlandeses.


El "Danny Boy" por medio del cual conocí a Thomas Quasthoff.

Luego me adentré en su biografía en Wikipedia y me encontré con la grata sorpresa de que es paisano mío. Nació muy cerca de Hannover, donde nací, en Hildesheim. Es ésta ciudad también muy especial en mi vida, pues en su hospital especializado en neonatos lograron que saliera vivo de algunos problemas perinatales para ser bautizado en la mismísima "Kapelle" del "Krankenhaus"que me alojó mi primer mes largo de vida.

A lo que íbamos... el fabuloso Thomas Quasthoff. Seguí leyendo, esta vez en una página absolutamente española y especializada en música sobre este bajo-barítono, una voz masculina de las más especiales y que suelen representar personajes con un aire entre diabólico y trágico. Leí que nació con graves problemas físicos (adolece de brazos y mide 143 cm.) por causa de la Talidomida (una medicación de moda en Alemania entre los años 1958 y 1961) al igual que miles de niños y niñas en todo el mundo. Los efectos secundarios de este medicamento dieron lugar a la llamada Catástrofe de la Talidomida, pero también al hecho de que a partir de esta misma catástrofe en la mayor parte de los países en que aún no era obligatorio se comenzaran a pasar controles médicos y farmacológicos más estrictos y se crearan oficinas nacionales de control del medicamento.

Siguiendo con Thomas Quasthoff, confieso que me ha sorprendido ver en algunos vídeos que he localizado su infantil alegría de vivir en contraste con su seriedad profesional, y la profunda pasión con la que interpreta desde un aria de ópera hasta un standard de jazz... y es que todo lo que hace lo hace con todo su cuerpo y su alma.


Con Bobby McFerrin en el Festival de Jazz de Viena

Siguiendo con la Talidomida he de decir que ya conocía algo de su historia y de los graves efectos secundarios que provocó en su día por un pseudo-documental que un loco cineasta alemán rodó sobre un tipo muy especial de discapacitados: los sordiciegos. La película "Tierra de silencio y de oscuridad" (Lands des Schweigens und der Dunkelheit (1971).) me llegó al alma y me hizo conocer un mundo que ni me había imaginado pudiera existir... tan poco conscientes somos a veces de lo afortunados que somos por estar completos en todos nuestros sentidos. En este documental algunos personajes han acabado siendo ciegos y sordos por accidente, pero otros (al menos uno) como efecto secundario de la Talidomida (si mal no recuerdo). La historia que se cuenta a veces peca de teatral, pero la realidad que nos muestra es realmente triste... e incluso puede que cruel.

El día comenzó con un descubrimiento feliz (un cantante como la copa de un pino) y un recuerdo triste (para todos aquellos que están en este mundo sin poder apreciar todo lo bello y hermoso que hay en él). La conclusión: un tono agridulce en mi mirada.


Cantando "Der Leiermann" de la serie de Lieder "Winterreise" de Schubert con DanielBaremboin.


Un hombre sencillo. Pasiño a pasiño



Hace unos cuantos días pensaba yo en una canción agradable de oír que reflejara la sensación de sutil alegría que me embarga cuando corro al aire libre y siento la brisa que proviene del mar azotando suavemente mi rostro. Al cabo de unos segundos recordé una vieja canción de ritmo traqueteante (ignoro si el "palabro" existe, pero creo que refleja a la perfección lo que pretendo decir) y agradable sonido.

Su autor, un gallego de Ferrol que consiguió un récord de altura en tiempos difíciles -por no decir imposibles- para
-parafraseando a otro grupo gallego- la lírica: Andrés do Barro logró en plena dictadura no sólo introducir una lengua minoritaria en el mundo pop sino que alcanzó varios números uno de ventas con algunos de sus temas.




Su canción más conocida "O tren"


La importancia del uso del gallego en la inmensa mayoría de sus temas (ignoro si en todos) es que cualquier lengua española distinta del castellano suponía una ruptura de la indisoluble unidad del espíritu nacional... o como quiera que llamaran en esa época al españolismo. ¿Cómo es que Andrés do Barro consiguió pasar el tamiz de la censura y el bloqueo lingüístico? A lo mejor fue la presencia de otros gallegos en los asuntos de estado lo que facilitó el tema. No lo sé, pero el caso es que él dejó su impronta gallega en los oídos de una generación de españolitos.

La mayor peculiaridad de Andrés do Barro es que hasta la fecha es el único cantante español que ha conseguido un número uno de ventas en España cantando en una lengua distinta del castellano... y eso que otros grandes cantautores (vienen ahora a mi cabeza gentes como Serrat, Raimon, Maria del Mar Bonet o el mismísimo Lluis Llach) han obteniendo grandes éxitos en su lengua materna.


"Corpiño xeitoso" todo un clásico y número uno de venta en septiembre de 1970.


A las pruebas me remito

El cénit de su carrera probablemente haya venido marcado por la película de la que proceen los vídeos que os traigo. "La red de mi canción" no deja de ser la típica película que se hacía en España en la década de los 60 para mayor gloria del cantante de turno (véase el caso Raphael o el de Julio Iglesias), pero ello no quita para que un chico de provincias (y ni tan siquiera de la capital de la provincia de turno) tenga el mérito de aparecer en la gran pantalla (aunque su voz haya sido doblada: no sabemos si porque el tono o la dicción no eran muy adecuados o porque se le notaba demasiado el acento gallego.

Como él mismo dejó escrito "Me llamo Andrés Lapique Do Barro y os presento unas cuantas de mis canciones. Hoy son en gallego porque así las he sentido y porque quiero colaborar con todo interés y cariño a dignificar mi idioma materno, caído durante muchos años en el más cruel menosprecio"


"Teño saudade"... canción melancólica donde las haya

No puedo ni debo entrar a valorar sus dotes como actor porque, entre otras cosas, no lo era. Sí entraré, sin embargo, en la alegría con la que se asoma a la pantalla y que nos transmitió por la radio durante los años que brilló su estrella. Yo era muy pequeño cuando se estrenó la película, pero en mi casa tenían la costumbre de poner la radio desde muy temprano, y yo iba al colegio tarareando ya las canciones de moda en aquellos lejanos años 70: Black is black, O Tren, Un rayo de sol, Mi carro... en fin, de todo un poco... y los temas de Andrés, desde luego, forman parte de esa base musical de mi más tierna infancia.

Para terminar quisiera decir que algo especial debía tener cuando ha generado tantos amores en su propia tierra (ya se sabe que aquí es difícil, por no decir que imposible, ser profeta en la tierra de uno) e incluso dar lugar tras su muerte a una generación de admiradores que han grabado un disco homenaje e incluso una gala especial para televisión versioneando sus viejos temas con aires nuevos.