... y bien vendido que estaba.



Hace apenas un par de días (escasamente una hora antes de salir hacia Oporto) comenté que había respetado todas las "normas" para preparar un maratón como hay que hacerlo, ir como hay que ir, etc. y que esperaba que, en consecuencia, el maratón me saliera según lo planeado.


De camino a Oporto, todo optimismo

En una carrera de tal envergadura una rozadura se transforma en una ampolla. Ésta, a su vez, lo hace en un gesto incorrecto en la zancada. El gesto se traduce en una sobrecarga en un grupo de músculos y la sobrecarga puede acabar en una lesión que tire por tierra no sólo una carrera sino muchos meses de trabajo, tanto anteriores como posteriores.

Por otra parte un ritmo demasiado alto en un momento determinado de la carrera puede suponer la quiebra de la sutil armonía entre respiración, pulsaciones y demanda muscular de sangre oxigenada.

En definitiva, con todo esto quiero decir que no es una broma enfrentarse a semejante distancia. Sin embargo creo que no conviene tenerle miedo sino respeto.


La tarde anterior, de cachondeo.

Esa misma frase se la decía yo la noche anterior a la carrera a mi compañero de habitación y novato en la distancia. Creo que el buen hombre se había hecho la equivocada idea de que yo era una especie de experto en maratones cuando en realidad solamente había hecho una hasta anteayer mismo.


Los minutos previos: estirando, comentando y calentando.

Seguramente el haberme oído o leído opinando sobre el tema haya sido el origen de tal confusión, pero creo que mi carácter "humanista" y "enciclopédico" respecto de todo aquello que me apasiona también puede haber influido en que él tuviera esa sensación errónea sobre mi presunta experiencia maratoniana.


El equipo masculino casi al completo estrenando equipación.

Bueno, a lo que íbamos: la carrera de ayer. ¡¡Una pasada!! Jamás en toda mi vida pensé que me pudiera salir una carrera tan "redonda"... sobre todo después del palo que me llevé en mi primera experiencia maratoniana.

Pero esa es otra historia que contaré muy pronto y un éxito que debo en buena medida al entrenamiento que he hecho, de manos de una atleta de gran calidad gracias a esto de internet.

Nota: las fotografías son todas gentileza de los compañeros del C.A.R. Marisqueiro Mincha (Fernando) y Agüita (Ramiro)... bueno, de su cámara y el ojo de su mujer, Pili.


10 comentarios:

Raquel dijo...

Son sensaciones únicas, el conseguir lo mejor después de todo el esfuerzo bien pensado y ordenado. Que te dure por muchos días. Es algo único. Bueno... mi sobrina te diría: "baja Modesto, que sube Banderas".

Belén dijo...

Me alegro que la experiencia haya sido positiva! la verdad es que qué menos después de tanto esfuerzo, verdad?

Besicos

Irreverens dijo...

¡Qué delgadito estás! Otra secuela del maratón, sin duda, ¡jaja!
:D

Oye, ¿y el Fran no corrió? Que lo veo ahí apoltronado con el trípode...

Enhorabuena de nuevo. Terminar un maratón es todo un logro, pero hacerlo disfrutando ya es el no va más.
:D

¡Biquiños!

Aguita dijo...

Llevaras solo 2 un maraton y una maratona, pero hablas como un experto, enhorabuena.
El merito de las fotos es de Pili.
A recuperarse para la proxima.

banderas dijo...

Raquel, seguramente tu sobrina tendría algo de razón, pero es que no contaba yo con tanta suerte (trabajada, pero suerte al fin y al cabo). Sigo en la nube.

Bicos ;-)

Belén, muy positiva. Cuando el esfuerzo tiene su recompensa uno se queda como dios.

Bicossssss ;-)

Irre ¿Me acabas de llamar gordo?... Ja!Ja!Ja! En serio, sólo bajé tres kilos de báscula (creo que me entiendes). El pobre Fran se rompió la tibia de la pierna derecha hace tres semanas y el pobre se vino con la "pata chula" (ya verás alguna foto) y todo. ¡¡Tiene más moral el hombre!! ¿Trípode? Son las muletas y un banquito para tener la pierna en alto.

Sobre lo que disfruté os pondré una foto muy ilustrativa en la próxima entrada (espero que la última sobre esta maratona).

Biquiños/Petonets ;-)

Aguita, en efecto, sólo llevo 2, pero he leído tanto sobre esta distancia que por eso doy el pego.

Bicos para Pily (y Andrea) y un abrazo para ti.

Xanito dijo...

Ola, sonche Xan de Ris. Noraboa, meu. Xa me pasarás o plan de adestramento...que para o... 2015... penso facer unha maratona, jejeje. Bo traballo. Por certo moi boas vistas dende a 5ª pranta.
Saúdos.

banderas dijo...

Xanito, xa te vira na lista de "Seguidores" e agardaba un comentario teu un día destes. O adestramenteo é moi sinxelo de atopar en internet: busca en Google "entrenamiento maraton 8 semanas marta fernandez castro" y te aparece en pdf. Non ten complicación ningunha xa que non inclúe series, senón que vai por ritmos e pulsacións (os largos dominicais) e só uns días de progresivos. Gracias polas felicitacións. Unha aperta ;-)

MonikaMDQ dijo...

Muy bueno!! vengo a saludarte y me encuentro con fotos, relato, y experiencia, todo de lo mejor.
Que puedo hacer sino felicitarte, alegrarme por vos!


Sobre tus fotos, no se como has hecho pero pasa la receta porque te ves mucho mas joven ¿has ido al cirujano quizás? jejejeeje

bueno, venga, te dejo saludos, me alegra mucho verte tan vital, esa es la palabra justa, deportivo me queda corta!

besotes!

PD: me uní a tu grupo de amigos de Vigoenredados :D

Irreverens dijo...

¡Ay, pobre Fran! Dale muchos recuerdos y que se le suelde todo prontito.

Lo del trípode, ¡jajaja! Es que no había ampliado la foto.
XDD

banderas dijo...

Monika, muchísimas gracias por las felicitaciones. Sobre la receta de la juventud, debe ser tan sencilla como la felicidad de conseguir un objetivo por el que se ha trabajado duro durante bastante tiempo, hacer deporte... un poco de todo, supongo.

Ya te vi enredándote ;-)

Irreverens, el pobre Fran lo pasó fatal... viendo como nosotros corríamos. Le daré recuerdos tuyos... y le diré que confundiste sus muletas con un trípode... esa vista... Ja!Ja!Ja!

Biquiños/Petonets ;-)