Las cosas de estar en la red




Esto de estar metido en la red tiene lo que todo: sus cosas buenas y sus cosas malas. Hoy hablo por experiencia directa vivida, como quien dice, ayer mismo.


Por un lado lo malo -que tampoco tanto- ya que me sirvió para aprender algo nuevo: alguien desconocido por mi hasta ayer mismo me llamó la atención con mucha educación, eso sí, sobre el hecho de que yo no había citado la autoría de una fotografía que había "tomado" de su blog y que, además, le estaba restando parte de su ancho de banda por haber enlazado la susodicha imagen directamente del blog en vez de haberla copiado en mi ordenador para luego subirla mediante la herramienta adecuada de Blogger.

Yo le respondí que ni siquiera protejo mis propias imágenes y que agradezco mucho a otra gente que haga lo mismo; que ignoraba que en el fondo le estuviera quitando nada (y mucho menos ancho de banda) pero que en cuanto pudiera lo arreglaría (como así he hecho); y que había empleado google para buscar una fotografía que me pudiera servir para ilustrar el tema en cuestión sin llegar a ver de quién era ni en qué web residía esa imagen, y que también arreglaría eso (como he hecho).

Lo que yo me pregunto ahora es lo siguiente. Si cuando para poner en el blog una imagen Blogger te está dando la opción de redireccionarla desde otra web, y eso es el "HotLinking" ni más ni menos, ¿por qué carallo te dan esa opción? ¿No están siendo más culpables realmente los de Blogger que tú de esa sustracción de ancho de banda a otro usuario de internet que paga por mantener su blog o su página web? Yo es que soy un poco lerdo, pero no me gusta robar a nadie... y menos aún sin ser consciente de estar haciéndolo... porque entonces sí que parezco más lerdo aún de lo que soy. A mi que me lo expliquen.

Por otro lado lo bueno. Bueno, bueno no. ¡Buenísimo!. Cuando ayer llegué al ANPA del colegio al que mando a mis niños había un sobre acolchado dirigido al Presidente del ANPA (ese soy yo). Provenía de Santiago de Compostela... de una dirección conocida (me sonaba el nombre de la céntrica calle) pero de un remitente desconocido. Abro el sobre y encuentro un libro con una inicial "S" decorada al estilo medieval y un nombre de sobra conocido debajo: Serafín Moralejo. El corazón me dió un vuelco. Luego, el título: "Iconografía gallega de David y Salomón".


Una joya que no tiene precio... edición "no venal"

Abro nervioso las páginas en busca de una nota o algo y me encuentro una tarjeta escrita a mano en la que alguien me explica que se ha emocionado al leer por casualidad en internet mi post sobre un antiguo profesor suyo. El libro lo ha editado ese alguien con ayuda de un familiar, y se trata de un libro inédito hasta el momento. En 1978 había intentado editarlo el propio profesor (Serafín Moralejo Álvarez) pero razones diversas se lo impidieron. Tuvo que ser ese alguien quien, con 25 años de retraso, lo publicara para repartir entre conocidos que pudieran/supieran apreciar su contenido y su mérito. Ese alguien había decidido que yo era merecedor de esa obra de arte y por eso me la enviaba con la única condición de que no fuera mencionado en el blog.


Soy consciente de que no le he devuelto el favor que me pedía, pero todo tiene su explicación. Como por internet se pueden bus car muchas cosas/personas, busqué por las dos iniciales y el apellido del remite y me encontré con alguna referencia bibliográfica asociada a mi mundillo cultural en Santiago de Compostela... y me aparecía un segundo apellido. Luego busqué en las páginas blancas de Santiago poniendo el primer apellido... sólo había una persona posible en la dirección del remite... y claro, llamé por teléfono. Para algo había hecho la búsqueda, digo yo.

Sonó y sonó... y cuando estaba a punto de colgar una voz surgió al otro lado de la línea. Pregunté por el nombre y me dijo que sí, que ese era su nombre. Así que me presenté: "Soy Banderas". No sé quién se alegró más, si ese alguien o yo. El caso es que estuvimos un ratito hablando sin conocernos de nada, pero sabiendo que teníamos un nexo de unión enorme: un viejo profesor y maestro de tantas y tantas cosas de/para la vida y del amor por el arte medieval.

Como era tarde y lo mío son las conversaciones en vivo y en directo más que las telefónicas corté, no sin cierto fastidio, la conversación dejando caer que me veía incapaz de mantener en secreto un detalle tan hermoso como el que había tenido conmigo, pero que su identidad quedaría protegida en cualquier caso, cosa que sí creo haber cumplido.


La conversación con esa persona duró poco más de 8 minutos, pero no sólo me ha parecido muchísimo más breve sino que el recuerdo se ha prolongado a lo largo de todo el día de hoy, con lo cual ha acabado siendo larguísima.

Es increíble lo que puede hacer un buen profesor, un maestro... unir a gentes de generaciones distintas en torno a su figura y en la distancia. Si es que sucede como lo buenos vinos... que ganan con los años.



Detalle de la "S" con el Rey Salomón y la Reina de Saba
(obra de Serafín Moralejo Álvarez)

Me llamó la atención de la "S" uncial (hay palabras que hacía años que no utilizaba) del libro por su bella factura. Según esa persona es una lámina hecha por el mismo Serafín Moralejo (al parecer aficionado entre otras cosas a la "iluminación"). Pues bien, acompañan a la letra dos figuras: una claramente masculina pues luce bellida barba y otra femenina con una flor en la mano; se encuentran en animada conversación, él con una pierna cruzada sobre la otra -gesto solamente permitido a los reyes en esa época remota de la historia- y ella con una flor en la mano; y ambos están coronados, luego la relación es de iguales a pesar del dimorfismo sexual (¡¡toma palabro!!).

Seguramente se me escapan detalles a mansalva pues hace mucho que no entreno, pero juraría que son mis viejos conocidos de las clases de Moralejo: El Rey Salomón (todo el mundo lo conoce por su "salomónica" sabiduría) y la Reina de Saba , Balkis o Bilqis en la tradición musulmana, (hermosa pero también inteligente mujer prototipo de modernidad revolucionaria para la época)... muy apropiados para acompañar a su común inicial.

Finalmente la cartela que hay entre las figuras contiene una inscripción que a simple vista fui incapaz de leer en su totalidad (los años no perdonan). Como la tecnología moderna permite hacer maravillas la fotografíé y la amplié. En la misma reza el lema: "Qui finxit florem non finxit floris odorem" que traducido viene a ser algo así como "Lo que imita las flores no imita el olor de las flores". He encontrado en los Carmina Burana (186:2) unos versos similares y relacionados: "Flos in pictura non est flos, immo figura; Qui pingit florem, non pingit floris odorem" (Flor en pintura no es flor, sino figura; quien pinta flores, no pinta sus olores)... por eso la abeja no se posa en la flor pintada junto a la Reina de Saba, claro.

La frase no podría ser más acertada aplicada al día de ayer, al profesor Moralejo y a lo aprendido entre ayer y hoy: nada puede remplazar a un original... ni siquiera el recuerdo amable y cariñoso que podamos tener sus ex-alumnos/as podrá reflejar, siquiera tímidamente, la grandeza de un MAESTRO de verdad y un HOMBRE dificilmente superable. Hombre, a fin de cuentas, pero único e inimitable.

Creo que un día de estos me trabajaré una entrada dedicada exclusivamente a esos maestros que he tenido la suerte de tener a lo largo de mi vida... algo ya he estado barruntando en mis horas de reposo vírico. ¡Echaos a temblar! ¡Ja! ¡Ja! ¡Ja!

11 comentarios:

Raquel dijo...

pues sí, realmente bonita y emocionante la historia.
Un abrazo grande

JOAKO dijo...

Me encantan ambas historias, la primera la conocía por otro blog al que le paso lo mismo, yo siempre me descargo la imagen y la subo desde mi PC.
La segunda historia es maravillosa, ver como tus seres queridos viven en la mente de otros es como si se hubieran muerto, pero menos.

Noe dijo...

¡Que historia tan bonita Banderas, y que emocionante!

Me ha gustado muchísimo por varias cosas.

Primero porque yo también tengo una profesora muy en el recuerdo, ¡de Historia del Arte también!, pero del instituto. Nunca he hablado de ella en mi blog, pero gracias a ella descubri el enorme placer de la contemplación de una obra de arte (de cualquier tipo: arquitectura, escultura, pintura, códices iluminados...). Aprenddí a apreciar y a reconocer muchas obras, y lo disfruto enormemente, siendo una de mis mayores aficiones. Todo se lo debo a ella, a Tere.

Y segundo, me ha encantado este post por aquello de recuperar viejas palabras aprendidas y oxidadas en la memoria del historiador que no usa sus estudios para la profesión que desarrolla. Palabras como letra uncial o iluminación, me han devuelto a esas interminables clases de Paleografía y Diplomática, con esa gótica cursiva horrorosa imposible de descifrar.

¡Que grande la Historia eh! Que pena que sirva para tan poco...

Un beso!

Eifonso Lagares dijo...

Amigo Banderas, muy buen post. Me has recordado aun profesor de dibujo que en cierta ocasión nos explico el descubrimiento de las tumbas de Tutamkamón en Egipto. Gracias por esta historia.
Un saludo

djmosto dijo...

Bueno Banderas, me has dejado sin palabras, es una historia muy bonita,...gran detalle el envío de ese libro.

LOBITO dijo...

Caray Banderas, que brillante entrada, brillante y muy emotiva.
Que circunstancias tan adecuadas se han dado para que volvieses a tener contacto con el profesor y hermoso detalle el envio del libro. Enhorabuena.

Un abrazo Banderas.

geminisdespechada dijo...

qué guay!! me ha encantado.. lo de la foto ya lo había oído y lo ví en los comentarios, pero mira, no sabía lo de que sólo los reyes podían cruzar las piernas.. por qué? qué curioso..

y precioso el detalle del libro.

banderas dijo...

A tod@sOs estaba respondiendo una biblia y de repente me he quedado sin servidor (hay tormenta de las buenas) así que se me ha ido todo a la... bueno, a algún lugar de la alcantarilla... y eso que sólo me quedaban dos respuestas cortitas... ¡¡¡argggghhh!!!

Ahora es tarde y estoy cansado y desmoralizado... en fin... mañana espero tener algo de tiempo y suerte.

Bicos e boas noites ;-)

banderas dijo...

Raquel, en efecto, es una historia casi “navideña” en el mejor de los sentidos... creo que ya me entiendes ¿no?. Si además se tiene en cuenta que el profesor del que estamos hablando se vió obligado a dejar su actividad docente por culpa de un señor llamado Alzheimer la historia adquiere matices aún más intensos... de ahí las lágrimas de esa persona que me mandó el libro al leer mi otro post. Una historia realmente conmovedora.

Bicos y otro abrazo... porque tú también perdiste a un gran “maestro” ¿verdad?

Joako, ya ves, no todos manejamos suficiente información sobre lo que conviene o no hacer en nuestro propio blog. Como puedes comprender, la segunda historia adquiere matices aún más intensos por lo que le comenté ahora a Raquel... y es que si hubiera muerto no habría sido tan trágico el tema. Es la fragilidad del ser humano, de su cerebro (el de este hombre en particular era especialmente brillante) en particular.

Saludos ;-)

Noe, por suerte quien más, quien menos, todos hemos tenido profesores “distintos” al resto que nos han marcado y, muchas veces sin saberlo, creado vocaciones.

Sobre lo de historia... yo también estudié paleografía (sin la parte de diplomática) pura y dura, pero tuve una profesora maravillosa que nos hacía disfrutar con cada dificultad de lectura de esas letras cursivas, de la carolina, la visigotica, la gótica... ¡ains, qué tiempos aquellos! ... ¿y las abreviaturas?... llegué a usarlas para tomar apuntes más rápido y aún hoy en día uso alguna.

Además también estudié epigrafía (transcripción de epígrafes romanos: básicamente de estelas funerarias, aunque había también de miliarios, monumentos, etc.) y numismática antigua (romana y un poco de medieval)... otros mundos que, sin embargo, estuvieron en este.

Eifonso, es que en el fondo tengo algo de vocación magistral... de hecho aún no he desechado totalmente la posibilidad de, algún día, presentarme a oposiciones de educación. Total, soñar es gratis ¿no?

Un saludo... y espero que lo de la familia ya se haya arreglado.

DJMosto, muchas gracias. No fui capaz de resistirme a contarla porque creo que hemos de estar orgullos de tener sentimientos auténticos y verdaderos... sobre todo si son tan hermosos como éstos.

Un abrazo, compañero ;-)

Lobito, muchas gracias también a ti... me voy a poner colorado... pero es que creo que merece la pena que este tipo de historias se conozca. No todo es malo en este mundo, y la bondad de la gente merece ser conocida. Por desgracia no he vuelto a tener contacto con el profesor (en persona, claro) y creo que de haberlo tenido me habría sentido tan triste como esta otra persona, que lloró todo el resto del día por culpa de mi anterior entrada de post (si no la leíste, te recomiendo que lo hagas, porque es triste ver cómo un cerebro brillante y único -no es muy normal que un profesor de universidad española sea llamado a Harvard para dar clase- se pierde por la enfermedad.

Géminis, de lo de la foto mejor ni hablamos ¿vale?. Lo hice sin saberlo, y ahora ya no lo repetiré, pero no pienso cambiar todas aquellas que haya puesto así porque me puedo volver loco intentando averiguar cuáles he puesto mediante el famoso hotlinking.

De lo de las piernas cruzadas ya no recordaba muy bien la razón, pero creo que tenía algo que ver con la demostración del poderío económico. Me explico. ¿Te suena eso de que los mandarines tenían el pelo largo y las uñas largas como demostración de que no tenían que realizar labor manual alguna para vivir?... pues algo similar.

La posición de cruzar una pierna sobre otra indica que no se hacen labores al aire libre (por eso estaba reservada a reyes y jueces, si no me equivoco... y en este caso Salomón es ambas cosas: juez - de los mejores, si hacemos caso de la literatura bíblica- y rey). ¿Por qué? La postura de “posado” normal en un labrador o en un guerrero es la de “parado”, tal y como la describen aquí: “Postura de Pie (Vegetativa)En esta postura el peso del cuerpo queda repartido en forma igual sobre ambas piernas. Los pies se mantienen paralelos y algo separados (20 o 30 cm.) entre sí. El tronco se mantiene naturalmente erguido, los brazos penden libremente a los costados y la cabeza se sostiene con el menor esfuerzo posible del cuello.” Continúa la explicación con lo siguiente: “Esta postura de pie es la que adoptan los marinos, labradores y en general, los hombres que están en contacto con la naturaleza. Es difícil hacerle perder el equilibrio a un hombre parado de este modo. Existen algunos grabados de caballeros de la edad media que se paraban así, con las manos apoyadas sobre la espada, postura ésta que da una sensación de energía y potencialidad física. También se ha comprendido últimamente que esta postura es la mejor para iniciar la mayoría de los ejercicios físicos

Los reyes y los jueces eran de los pocos que no tenían que trabajar para vivir, y su cuerpo no adoptaba sus posturas típicas, y su demostración en público era todo un alarde de condición social. Del mismo modo, tener la piel de un blanco inmaculado durante siglos fué sinónimo de una alta cuna, ya que tener la piel morena delataba que se realizaban labores al aire libre (la tez dorada por el sol)... y ya ves hoy... estar moreno significa tener tiempo libre para tomar el sol... el significado de muchas cuestiones se ha perdido o ha variado por temas culturales. Mira si era importante que una mujer tuviera la tez pálida que en la edad media algunas doncellas se atiborraban a vinagre para estar pálidas (el vinagre mata los glóbulos rojos) y se pillaban unas anemias de caballo... y siempre estaban enclenques. Hay una imagen escrita en un poema medieval sobre el ideal de belleza femenina de la época muy curiosa: un caballero recuerda el rostro de su amada al ver tres gotas de sangre sobre la blanca nieve... el cutis blanco absoluto y los tres puntos rojos serían los labios pintados de un rojo intenso y los pómulos rojos pintados también con maquillaje. Hoy en día creo que esa chica sólo tendría éxito en ambientes vampirescos y/o góticos ¿no?

Volviendo a lo de la otra postura, como explican más o menos en esta otra información sobre las imágenes de los arcanos mayores del tarot (he buscado algo en internet sobre piernas cruzadas y edad media) puede tener su origen en lo siguiente: “El Emperador : Alguien ha observado que, según la postura de las piernas, la figura llamada Emperador debía ser, en principio, la de un alto magistrado. Es una teoría interesante aunque un tanto forzada. Es cierto que, según el antiguo derecho germánico, la postura sentada con la piernas cruzadas era la prescrita para los altos magistrados, pero también es verdad que se encuentran láminas medievales de reyes en una actitud similar. Es posible que un rey alemán no lo hubiera hecho nunca, pero un señor italiano no habría dado importancia al hecho de cruzar o no las piernas. Por otra parte, el Tarot nace en un ambiente italiano, entre los señorios de la Italia setentrional. Seguramente cruzar las piernas era una prerrogativa de los nobles y de los señores.

Por último otra información algo más relacionada con el mundo del arte medieval: “Hay una tercera representación de Jano, “...a finales del s. XII aparece una nueva versión en dos regiones europeas: Italia e Inglaterra, con una aceptación inmediata en la Península, un Jano a la mesa (Fig. 14). Está representado en el calendario claustral de la catedral de Tarragona. El personaje, que viste túnica y clámide y cruza las piernas para subrayar su elevada condición social, se dispone a ingerir los alimentos, mientras dos sirvientes preparan afanosamente el banquete.

Sobre Jano, por cierto, hay toda una tradición medieval en otros contextos. Es el dios romano de doble cara que custodiaba las puertas y los inicios y finales (de ahí que el mes de enero se llame así, “ianuarius” o “genuarius”, porque marca el fin de un año y el inicio de otro). Una de las representaciones más claras es la de las pinturas del Panteón de los Reyes de San Isidoro de León, que puedes ver aquí (http://www.culturaclasica.com/files/images/enero.jpg) cerrando la puerta a un año y abriendo la de otro... en fin, que me lío.

¿Te ha quedado más o menos claro el por qué de algunas cosas?... en fin, que me he liado un poco... y es que me gusta el tema... ¡¡mogollón!!

Biquiños (y perdón por la clase magistral) ;-)

geminisdespechada dijo...

muchas gracias! me parece interesantísimo, hoy en el tren miraba a todos los que cruzaban las piernas con curiosidad XD

banderas dijo...

Géminis ¿serás retorcida?... Ja!Ja!Ja!

Biquiños ;-)