Los tejados de Lugo



Una de las cosas que más me ha gustado de Lugo, después de sus murallas claro está, han sido los tejados que se vislumbran desde el paseo de ronda de las mismas, eso que técnicamente se llama adarve.

Bueno, he de precisar que no todos los tejados son igual de hermosos, pero sí es cierto que muchos de ellos atesoran una capa de historias vívidas que narran a la perfección sus líquenes y musgos trabajados a golpe de años de paciente crecimiento.



Otros destacan por los remiendos que han tenido que sufrir para alcanzar esa madurez tan bien llevada.



Los más de ellos denotan cierto abandono y muestran en sus superficies los daños causados por la desidia del hombre, ese pusilánime compañero que muda de rostro a través de los siglos.



También se puede apreciar el delicado trabajo de cantería gracias al cual las pizarras aportan personalidad a las viviendas.



E igual que el tiempo ha pasado por ellos dejando huellas indelebles, ellos reflejan en su superficie especular cómo está el tiempo... ese otro tiempo, tan humano él.



Otros, más jóvenes, mantienen el sabor de la tierra, del trabajo artesanal hecho con gusto, de la tradición que se perpetúa con nuevos colores y aires y garantiza la eternidad de la piedra en los aleros y buhardillas.

6 comentarios:

LOBITO dijo...

Hermoso trabajo, el tuyo con la camara y el del cantero. No les queda mal el musgo, en su señal de abandono. Pero la blanca nieve los adorna muchisimo mejor.
Un placer y portate bien el proximo año tenemos que enredar mucho en Vigo.
No te atragantes con las uvas.

Banderas... moitisimos bicos e apertas cheos de agarimo e ledicia, comparte cos teus!!!

Chú dijo...

Me encantan los tejaditos inclinados.

Por el sur es difícil verlos.

Wilde dijo...

No te voy a hablar de los tejados de Lugo, padezco de vértigo. Solo desearte todo eso que se desea hoy, de corazón. Que usted lo disfrute!!! Salud!!!

banderas dijo...

Lobito, muchas gracias por tus siempre halagüeños comentarios. Repito que Lugo es hermosa en sí misma y sólo hay que dejarse llevar por el instinto fotográfico para sacarla guapa.

Feliz 2009 coa túa "manada"... e a ver se enredamos un pouco por Vigo ¿vale? Biquiños ;-) apertas e lambetadas ;-P

Chú, es que aquí lo difícil es ver azoteas... aunque algunas hay. Yo trabajo debajo de una y a veces me acuerdo de quien las inventó... y es que aquí el clima ordena y manda.

¡Feliz final y mejor principio de año!... y que puedas volver a bailar ese pasodoble... y acordarte de "esa tu comunidad"... Ja!Ja!Ja!... ¡vaya panda de tarados! Bicos ;-)

Wilde, gracias por los deseos, compañero. Que lo pases de P.M. en este fin de año y que no te desfases mucho con las copas, que luego los excesos se pagan. Unha aperta ;-)

JOAKO dijo...

Los soñadores miramos a los tejados, creo que eso es un hecho, muy bonitas fotos, te recomiendo un libro de fotografía que se llama "el cielo de Madrid", es un compendio de gargolas, tejados, buardillas, etc de mi Madrid. Un abrazo

banderas dijo...

Gracias por la recomendación Joako... pues claro que intentaré echarle un ojo... los tejados dicen mucho de una ciudad.

Un abrazote ;-)