Un hombre sencillo. Pasiño a pasiño



Hace unos cuantos días pensaba yo en una canción agradable de oír que reflejara la sensación de sutil alegría que me embarga cuando corro al aire libre y siento la brisa que proviene del mar azotando suavemente mi rostro. Al cabo de unos segundos recordé una vieja canción de ritmo traqueteante (ignoro si el "palabro" existe, pero creo que refleja a la perfección lo que pretendo decir) y agradable sonido.

Su autor, un gallego de Ferrol que consiguió un récord de altura en tiempos difíciles -por no decir imposibles- para
-parafraseando a otro grupo gallego- la lírica: Andrés do Barro logró en plena dictadura no sólo introducir una lengua minoritaria en el mundo pop sino que alcanzó varios números uno de ventas con algunos de sus temas.




Su canción más conocida "O tren"


La importancia del uso del gallego en la inmensa mayoría de sus temas (ignoro si en todos) es que cualquier lengua española distinta del castellano suponía una ruptura de la indisoluble unidad del espíritu nacional... o como quiera que llamaran en esa época al españolismo. ¿Cómo es que Andrés do Barro consiguió pasar el tamiz de la censura y el bloqueo lingüístico? A lo mejor fue la presencia de otros gallegos en los asuntos de estado lo que facilitó el tema. No lo sé, pero el caso es que él dejó su impronta gallega en los oídos de una generación de españolitos.

La mayor peculiaridad de Andrés do Barro es que hasta la fecha es el único cantante español que ha conseguido un número uno de ventas en España cantando en una lengua distinta del castellano... y eso que otros grandes cantautores (vienen ahora a mi cabeza gentes como Serrat, Raimon, Maria del Mar Bonet o el mismísimo Lluis Llach) han obteniendo grandes éxitos en su lengua materna.


"Corpiño xeitoso" todo un clásico y número uno de venta en septiembre de 1970.


A las pruebas me remito

El cénit de su carrera probablemente haya venido marcado por la película de la que proceen los vídeos que os traigo. "La red de mi canción" no deja de ser la típica película que se hacía en España en la década de los 60 para mayor gloria del cantante de turno (véase el caso Raphael o el de Julio Iglesias), pero ello no quita para que un chico de provincias (y ni tan siquiera de la capital de la provincia de turno) tenga el mérito de aparecer en la gran pantalla (aunque su voz haya sido doblada: no sabemos si porque el tono o la dicción no eran muy adecuados o porque se le notaba demasiado el acento gallego.

Como él mismo dejó escrito "Me llamo Andrés Lapique Do Barro y os presento unas cuantas de mis canciones. Hoy son en gallego porque así las he sentido y porque quiero colaborar con todo interés y cariño a dignificar mi idioma materno, caído durante muchos años en el más cruel menosprecio"


"Teño saudade"... canción melancólica donde las haya

No puedo ni debo entrar a valorar sus dotes como actor porque, entre otras cosas, no lo era. Sí entraré, sin embargo, en la alegría con la que se asoma a la pantalla y que nos transmitió por la radio durante los años que brilló su estrella. Yo era muy pequeño cuando se estrenó la película, pero en mi casa tenían la costumbre de poner la radio desde muy temprano, y yo iba al colegio tarareando ya las canciones de moda en aquellos lejanos años 70: Black is black, O Tren, Un rayo de sol, Mi carro... en fin, de todo un poco... y los temas de Andrés, desde luego, forman parte de esa base musical de mi más tierna infancia.

Para terminar quisiera decir que algo especial debía tener cuando ha generado tantos amores en su propia tierra (ya se sabe que aquí es difícil, por no decir que imposible, ser profeta en la tierra de uno) e incluso dar lugar tras su muerte a una generación de admiradores que han grabado un disco homenaje e incluso una gala especial para televisión versioneando sus viejos temas con aires nuevos.

9 comentarios:

dintel dijo...

A más lenguas, más pensamiento universal...

Aguita dijo...

Viendo esa lista de ventas, es increíble como ha evolucionado el tema musical, sin desmerecer a nuestro Andrés do Barro, al cual admiro, me resulta chocante ver a Aphrodite´s Child en el número 31, con los geniales Vangelis, una de mis debilidades, y al gran Demis Roussos.
Bonita época los 70´s.
Saludos.

A BARXA dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
banderas dijo...

En efecto... siempre y cuando se respeten todas, Dintel. Lo digo porque aquí mismo nos están limitando el uso escolar del gallego y para el curso que viene quieren impartir asignaturas en inglés. El mundo al revés... como cuando en Valencia dieron "Educación para la Ciudadanía en Inglés"... más o menos.

Pues sí, Aguita, viendo esa lista de grandes éxitos nos encontramos a Julio Iglesias, Mari Trini o el recientemente desaparecido Luis Aguilé junto a Simon & Garfunkel, The Beatles, los Carpenters, los Creedence Clearwater Revival y los Chicago... mundos abismales unidos por el público.

Hoy escuchamos a Bisbal o al Bustamente, a Rosa López o a Antonio Orozco y a Shakira, Madonna, Robbie Williams, o Pearl Jam o Jay-Z.

mar de Lempicka dijo...

Eu coñecín o tema a través de siniestro total. E realmente é bonita a canción primixenia.

banderas dijo...

Pois eu coñecín a versión orixinal sendo un cativo de 2 ou 3 anos. A de Siniestro Total xa é historia da canción Pop galega. Ademáis destas versións creo que hai unha de Sergio Dalma (casi que prefiro non oíla por se acaso).

De "Corpiño Xeitoso" escoitei unha versión que fixo o actor e cantante Luis Tosar e que me encanta... con máis marcha que a orixinal. Se podes escoitaa aquí: http://www.youtube.com/watch?v=6JOE5hhXNvI

Fernando dijo...

Demo Banderas!!, teño outro o meu lado que esta coa teima "Andres do Barro", que me parece moi ben. Non vos coñecedes pero parece que vos puxechedes de acordo.
Por certo este tamén me reivindica o gran Pucho Boedo, non nos olvidemos que din que de nacer en USA sería mais que Frank Sinatra.
Parabens pola entrada.

JOAKO dijo...

Y el cariño que le teneis los Gallegos...

banderas dijo...

Así que tes outro ahí ó lado co tema do "Barro" a voltas, Fernando. Pois sí que é casualidade porque agora mesmo non hai motivo aparente para reivindicalo. Eu lembreime del mentres corría pola "Vía pola Vía" (a mal chamada autovía Vigo-Baiona) por onde antes circulou o tranvía... e de ahí a historia. Xa ves!

Pucho Boedo é outro deses nomes míticos da canción galega dos escuros anos do franquismo. Igual máis adiante falo do "Crooner do fin do mundo". Un saudo ;-)

En efecto, Joako, es un personaje hacia el que sentimos una especie de ternura y compasión... no sé, es una sensación extraña dificilmente identificable. Un gusto verte por aquí... aunque la cosa anda pelín parada. Un abrazote ;-D