Lecturas de verano (Tomo II)


Los siguientes libros en que me centré este verano fueron dos de una misma
autora, a la cual descubrí por accidente. Me había llamado la atención el título de una novela y probé. Me gustó de tal forma que en la siguiente ocasión en que pasé por una librería me compré los tres ejemplares que quedaban de otras tantas obras suyas. Una de ellas cayó allá por el mes de marzo, pero las dos restantes tuvieron que esperar a que llegara el verano.

  • El sabotaje amoroso (Amelie Nothomb) fue la tercera lectura que hice de esta autora belga y supuso una decepción frente a la maravillosa impresión que dejaron en mi sus novelas "Biografía del hambre" y "Metafísica de los tubos". Si bien las tres obras mantienen una linea temática común, como es el carácter presuntamente autobiográfico, tanto el enfoque como la técnica narrativa son lo suficientemente distintos como para semejar obras, como poco, de etapas vitales radicalmente dispares si no ya de autores diferentes. La niña absolutamente divina (en sus prerrogativas como dios todopoderoso y omnisciente) de su "Metafísica..." se ha transformado en la sumisa víctima propiciatoria de su amor incondicional e irracional por una "lolita" apenas consciente de esta condición. Incluso el escenario en que transcurre la acción cambia radicalmente. Se sustituye la admiración por los paisajes y la forma de vida japonesa por el desprecio más absoluto hacia el "guetto" donde es recluída en China su familia y el sucio, vulgar y mediocre ambiente que domina ese mismo país. Si bien es cierto que hay un lapso de publicación entre la primera y la segunda obra de 11 años (frente a sólo 4 entre la segunda y la tercera) en medio de los cuales publicó un montón de obras (hasta 16 según acabo de comprobar), la diferencia es tal que -repito- me decepcionó profundamente el viraje radical en su rumbo literario. El problema que le encuentro a esta obra es que ni resulta tan fantásticamente increíble como otras ni consigue enganchar con esa fibra del corazón que hace que el lector pueda llegar a identificarse con el/la protagonista. A lo mejor es problema de quien esto suscribe. No puedo decir que no sea así. Admito sugerencias y opiniones al respecto. ¡Faltaría más!

  • Estupor y temblores (Amelie Nothomb) dista, por su parte, 6 años de "El sabotaje amoroso", sólo 2 años de "Metafísica de los tubos" y 5 de "Anatomía del hambre" y en ella se nota ese estilo irónico, ágil y tan personal que me conquistó en las obras que me llevaron a enamorarme secretamente de esta autora absolutamente delirante. No soy ni pretendo ser un experto en literatura, pero su estilo me pareció muy fresco y personal, con un universo creativo entre satírico y mordaz absolutamente único al que no sabría muy bien con quién encontrarle parentesco. Como mucho podría buscarle ciertas concomitancias con autores del llamado teatro del absurdo y, probablemente (aunque no he pasado de la poesía) con autores japoneses (algo perfectamente plausible dada su admiración, aunque en esta obra en particular pudiera parecer lo contrario, por la cultura nipona). Ella misma, personaje principal de la novela, sufre no sólo los efectos de la despectiva opinión que los mediocres occidentales despertamos en la cultura nipona, sino también los propios de sus reconocidas limitaciones matemáticas en una gran multinacional donde , en vez de escalar posiciones, desciende a los abismos "sanitarios". En definitiva, y sin ser una literatura de gran peso específico, resulta un autora atrayente de la que recomendaría al menos tres de las cuatro que he leído. Sobra decir cuales.

Fotografías obtenidas del foro "Le voyage nothombien" y del album de fotobucket de ari_the_ant