Melodías que me acompañan



Cuando me desplazo en mi coche tengo la suerte de tener una radio que funciona aunque sólo sea a medias, ya que el reproductor de CD hace años que dejó de tragar discos. Otra cosa es el coche del trabajo, que nunca tuvo radio, ni cassette, ni CD, ni MP3 ni nada que se le parezca. Esas mañanas tras el volante sólo cuentan con la música que a veces le pone mi voz en cuello. De hecho, quien me vea berreando sin música de apoyo tras el volante del coche "con marcas" debe flipar por colores, pero a mi me da lo mismo. Para eso soy muy autosuficiente y muy poco vergonzoso.


Comento esto de la música en el coche porque, según la hora del día, tengo una emisora u otra. A primera hora de la mañana, al salir del trabajo y después de comer siempre tengo Radio Clásica. Por la tarde, las pocas veces que me muevo por la ciudad a hacer algún tipo de recado, suelo poner alguna emisora comercial que tenga música de los 60, 70, 80 o 90. No soy especialmente selectivo, pero prefiero un buen rock duro a una electrónica popera de los 80, y una buena disco de los 70 a una mala imitación de los 90.

El caso es que hoy en Radio Clásica el amigo Fernando Argenta, de Clásicos Populares, puso una pieza de Vaughan Williams inspirada en una coral de Thomas Tallis. La pieza me resultaba especialmente reconocible a raíz de su inclusión en la banda sonora de una de las mejores películas de uno de mis directores españoles de cine preferidos, Gonzalo Suárez (por cierto, también es un narrador estupendo, aunque esa otra faceta suya es menos conocida). Entonces se me ocurrió la entrada de hoy: hablar de la película Remando al viento, incluyendo una pequeña crítica personal y acompañar la exposición con un vídeo del trailer y otro de la famosa pieza de Williams inspirada en otra de Tallis.


Cartel de la película de Gonzalo Suárez.

Al llegar a casa me puse manos a la obra pero por el camino descubrí que en la red alguien había hecho una crítica tan buena, tan completa, tan irrefutable y tan maravillosa como jamás yo hubiera intentado o podido hacer, así que me dije que mi entrada no merecía la pena y que, con que pusiera un link a ese post sería más que suficiente, como ahora mismo estoy haciendo... y eso que había otros que tampoco estaban nada mal.


Portada de la edición del guión de la película

En vista de que esa entrada ya no me servía me planteé hacer una sobre la obra de Vaughan Williams "Fantasía sobre un tema de Thomas Tallis" y hablar un poco del compositor británico de corte nacionalista empeñado, entre otras cosas, en recuperar para el repertorio clásico buena parte del repertorio tradicional inglés.

Como la pieza de la banda sonora me pareció demasiado conocida busqué por la red alguna interpretación que llamara mi atención y descubrí "The lark ascending" (La alondra elevándose) compuesta por Williams en 1914 y revisada por el propio autor en 1920. Me emocioné al escuchar algunos momentos de esta obra y no he podido evitar poneros los dos vídeos que encontré con la interpretación magistral de la joven violinista holandesa Janine Jansen. que, además de buena violinista, es una preciosidad... ¿para qué vamos a negar las evidencias?


The lark ascending. The BBC Concert Orchestra y Janine Jansen (1ª parte)


The lark ascending. The BBC Concert Orchestra y Janine Jansen (2ª parte)

Pues eso es todo lo que ha dado de si una tarde troceada entre hacer recados varios, recoger niños, buscar melodías hermosas y recordar una de las películas y una banda sonora de las que mejores sensaciones atesoro en mi estómago... y es que yo siento mucho la melodía con el estómago. ¿A vosotros no os pasa algo así?

10 comentarios:

39escalones dijo...

Gracias por la referencia, aunque me parece un poquito exagerada.
Sin duda es una de mis películas favoritas, sobre todo porque ahonda en la génesis y el significado de uno de los personajes que más me fascinan: el monstruo del Dr. Frankenstein, o "La criatura" como se le denomina en el libro y en la película.
Saludos

mindundi dijo...

Hay que ver que bestía...tu basta cultura me asombra.....

JOAKO dijo...

Recuerdo que "remando al viento" estuvo en cartel en los cines alfaville o renoir (ahora no recuerdo y estan juntitos en la trasera de la plaza de españa) al menos un año, ahora eso sería impensable. Recuerdo la escena en que Grant se levanta en el bote y grita, que también es la foto del cartel de la película y por supuesto el mejor actor vivo español,José luis Gómez. Una obra maestra.En aquel entonces nadie , o por lo menos casi ningun director español hacia cine en ingles, era una deliciosa rereza, fue la indiscutible pelicula de aquel año.Siempre me gusto de esta historia el hecho de que fue Seley quien les gano la partida a sus acompañantes a la hora de crear un mito, y frente a ella estaban Byron.

Jovekovic dijo...

"Remando al viento" era una película espléndida. De hecho, era tan buena que Hugh Grant y Elizabeth Hurley pasaban por actores ( y no mediocres)

Möbius el Crononauta dijo...

Pues yo ahora mismo en el viejo cuatr ruedas no tengo ni radio, ni CD, ni cassettes (bueno cassettes sí, pero el recipiente murió) así que solo cuento con mi cabeza y mi garganta para pasar lo mejor posible los atascos. Espero que al menos eso retrase el Alzheimer o algo así, o me fortalezca las cuerdas vocales

banderas dijo...

39 escalones, sinceramente creo que, para ser una entrada de blog, es mucho más que suficiente, así que los calificativos son bien merecidos. Otra cosa sería si con tu texto hubieras pretendido hacer un artículo de revista de cine o una tesina... digo yo.

A mi la película me fascina, sobre todo, por lo bien que imbrica los hechos históricos contrastados (la reunión en Suiza, la vida en Venecia, las trágicas muertes de los diversos personajes...) con la presencia lúgubre de esa criatura nacida de la imaginación de Mary Shelley, que impregna toda la película con esa atmósfera de tragedia que se presiente, con esa tensión que se puede cortar con cuchillo. Eso, además de lo bien recreado que está el "romanticismo pictórico"... se ve que Suárez es un hombre muy culto que ama lo que hace e intenta hacerlo lo mejor que sabe.

mindundi... en fin, situ lodices sera ;-P

Joako, lo que dices es totalmente impensable hoy en día, en eso estoy de acuerdo. Yo no sólo recuerdo esa escena... recuerdo casi cada fotograma, pues la tengo en VHS y ya la habré visto unas 5 ó 6 veces, como poco. Lo que no hice fue probar a verla en inglés... tendré que ver si me compro el DVD.

Sobre lo de que Shelley ganó la partida... te refieres a Mary Shelley, evidentemente ¿no? ... debió ser una gran mujer, desde luego.

Jovekovic, era y sigue siendo una gran película. En ella descubrí que los actores que comentas podían hacer cosas mejores que esas cosas horrorosas a las que nos tienen acostumbrados. Ya sabes... "money talks"

Por cierto, una de las cosas que más me gustan de Gonzalo Suárez es su capacidad para mezclar cine y literatura. No siempre logra alcanzar la altura de esta película, pero sí aporta una visión personal muy creativa. Hablo de "Don Juan en los infiernos" (con Charo López y Fernando Guillén) y de Mi nombre es sombra (con actores franceses, si mal no recuerdo, y Amparo Larrañaga)... cito estas dos porque también las tengo en VHS... aunque tiene muchísimas películas sobre la creación literaria y versiones de libros en cine: Parranda ("A esmorga" do noso Eduardo Blanco Amor), Ditirambo, La Regenta, Doctor Fausto... para hacer otra entrada al menos.

Petons ;-)

Möbius entonces entiendes perfectamente lo que me pasa en las largas mañanas de trabajo con el coche cruzando la ciudad de lado a lado ¿no?

Por cierto ¿has visto la película? Me extraña que no hayas comentado nada, tú que tanto sabes de cine y tan buen gusto sueles mostrar. Si no la has visto, te la recomiendo, como puedes suponer.

geminisdespechada dijo...

yo la música la siento con todo, con el estómago, con el alma, con la piel.. a veces estoy tocando y, si nos sale bien, cierro los ojos...

tengo que ver remando al viento!!

banderas dijo...

Géminis, confieso que una de mis grandes frustraciones es no haber aprendido a tocar ningún instrumento musical. Siempre me quedará como consuelo el haber tenido una bonita voz infantil y haber cantado en un coro hasta el cambio de la adolescencia... pero crecí y se acabó lo que se daba.

Sí. Tienes que verla porque te sorprenderán muchas cosas.

Bicos ;-)

Frabisa dijo...

Me apunto Remando al viento, tiene muy buena pinta. Ya te contaré.

un bico

banderas dijo...

¡Apúntatela sin falta!... es una joya del cine español... algunos Goya avalan su calidad.

Bicos ;-)