Luto




No resulta agradable despertar con una noticia semejante, pero la realidad es así de cruda.

Ayer, en el aeropuerto de Madrid-Barajas, perdían la vida 153 personas y otras 19 quedaban heridas como consecuencia, parece ser, del incendio de uno de los motores del avión en el que se dirigían a Las Palmas de Gran Canaria.

Hoy sólo nos queda el luto por los que han muerto y las muestras de apoyo a los familiares y amigos.



Hace apenas unos días en mi ciudad una mujer de nacionalidad brasileña era asesinada por su compañero en presencia de sus dos hijos, de 3 y 4 años de edad... y dentro de nada será otra en cualquier rincón de España.

Mañana seguirán su trabajo los investigadores, los médicos... el mundo seguirá girando y nosotros con él, aprovechando lo que podemos de nuestras pequeñas y ridículas vidas.


Hoy sólo el silencio me llena. La muerte se está convirtiendo por momentos en algo con lo que convivimos tanto que perdemos la sensibilidad.

Pavane - Faure

14 comentarios:

ojordo dijo...

Asi es, momentos muy duros y tragos dificiles de digerir. Una vez me dieron un consejo (y que conste que no soy quien para darlos),pues a diario cometo muchos errores,pero, cada dia hay que levantarse como si empezara en nosotros un año nuevo, una nueva vida.Dificil pero hay que seguir.

Belén dijo...

Los muertos escuecen sin duda alguna, y si son muertos así,por violencia de género o por un accidente traumático, mas aún...

Pero vivimos tan cerca de la muerte que yo creo que deberíamos plantearnos el saber que está ahí, y tu mas que nadie lo deberías saber... :)

O será que yo lo tengo presente, no se...

Besicos

Irreverens dijo...

Coincido con Belén. No es que perdamos la sensibilidad, el tema es que en la sociedad moderna, la muerte se ve como algo "extraordinario", cuando es justo todo lo contrario.
La vida y la muerte son las dos caras de una única moneda. El modo y las circunstancias de cada muerte sí son, quizás, más susceptibles de ser analizadas, aunque los accidentes y la violencia siempre formarán parte de nuestro día a día, por mucho que nos pese.
:-/

[Mi pésame a los familiares de todas estas víctimas.]

¡Y bicos para ti!
:)

John 2.0 dijo...

Yo lo veo al revés. La muerte se ha convertido en algo aséptico que se ve a través de pantallas o se lee en la prensa. La gente muere en hospitales, atendida por profesionales, en un entorno extraño y lejos de la gente que quiere, de la gente por la que vale la pena morir. Sentimos sin dolor la muerte lejana. Es algo que no nos va a pasar a nosotros (no es estupidez por mi parte, es ironía). En algunos casos nos sobrecoge la magnitud del accidente o nos llenamos de rabia ante el cabrón que ha agredido hasta la muerte a aquella persona que le ofreció su amor incondicional. Pero la muerte nos queda muy lejos, incluso a ti, mi querido Banderas, que la has vivido tan de cerca y que sé que has pasado momentos de dolor. Supongo que te ha servido para reafirmarte como la persona tremendamente vital que eres.

No siento dolor por la muerte aséptica y alejada de mi entorno y mi realidad. ¿Seré un monstruo o simplemente sincero?

dintel dijo...

Silencio.

banderas dijo...

Como es fin de semana y me largo, una respuesta rapidita en general. Yo, como bien han señalado por ahí, he trabajado con la muerte casi cara a cara y aprecio y valoro la vida y la muerte como dos caras de una misma moneda, pero precisamente por eso, porque amo la vida por encima de casi todas las cosas, valoro más la muerte cuando es especialmente imprevista, cuando no resulta lógica... no sé si esa será la expresión, pero que se muera alguien de más de 75 años me parece lógico y natural mientras que lo haga una persona de 20 no. Que uno se muera de enfermedad me parece razonable pero no de un accidente del que no es responsable (lo digo por los de coche o por el del avión del que hablamos). Que uno se muera de viejo me parece normal pero no que se muera en atentado terrorista o de hambre o de una enfermedad fácil de curar con los medios de que disponemos en occidente. Esa es la idea de diferenciar unas muertes de otras. La vida no es justa y la muerte tampoco. Ya sé que no soy nadie para ser juez y parte, pero en mi interior valoro la muerte de diversas formas... y lo que no soporto son los periodistas que están como buitres metiendo la alcachofa en la faringe a los familiares de los muertos y a los que acorralan con sus cámaras y sus flashes a gente que está en estado de shock por la muerte de sus seres queridos.

Por otra parte, creo que la muerte se está asumiendo de forma demasiado natural por algo que he dicho ya en un comentario en el blog de Wilde, y que os pongo aquí:

En este mundo globalizado sabemos cuántos han muerto en Irak o Afganistán en un atentado casi antes de saber cuántos han sido los muertos de Madrid. La muerte es una cifra que nunca falla en nuestros periódicos y noticiarios de radio y televisión. Es lógico que, como a cualquier estadística, le demos la importancia justa que tiene.

No sentir pena por muertes ajenas no nos convierte en monstruos ni en fríos ni calculadores. Eso sí, una cosa es que no nos afecte y otra muy distinta es hacer bromas y chistes macabros sobre las muertes de otros. La muerte me parece un tema lo suficientemente serio como para que tomárselo a cachondeo suene a estupidez.

¡Feliz fin de semana a todos y todas!

Biquiños ;-)

geminisdespechada dijo...

jo, es que estoy escuchando el vídeo del náufrago mientras intento pensar qué decir y sólo se me ocurre... vivir... como lo habrían hecho todas esas personas, como lo está haciendo mi amiga después de librarse del cabrón que la pegó una paliza, como le dije a mi familia cuando mi prima murió en un accidente... Nos dijeron que ahora teníamos que salir menos y tener más cuidado... a mi solo se me ocurre vivir más intensamente porque es todo tan frágil..

ojordo dijo...

Quitandole un poco de hierro al asunto...me ha encantado lo de una respuesta "rapidita".Saludos

Möbius el Crononauta dijo...

El mundo debe seguir girando, no se con qué velocidad... pero em da la impresión que antaño la muerte era algo más cercano y aceptable.

Saludos

Ad astra per aspera dijo...

deberíamos vivir cada instante como si fuese el último, no recuerdo de quién es la frase... pero k certera!

banderas dijo...

En eso se resume todo más o menos, Geminis y Ad astra en un eterno "Carpe diem" latino.

Ojordo, al final la respuesta de "rapidita" poco ¿no? Je!Je!... es que me emociono con según qué cosas.

Möbius, la muerte antes siempre tenía una cara conocida. Ahora es una cifra en un noticiario o en un periódico. Lo más humano que nos queda de la muerte son las esquelas... donde aún las publican, claro.

Bicos per tutti ;-)

Wilde dijo...

Bueno, ya sabes como pienso, o siento. Pero resulta aterrador ser consciente de que la muerte es algo que ocurre todos los días. Y es que es así.

Un saludo,

Mariano Zurdo dijo...

Escribí una proesía en la que quería expresar algo parecido a lo que leo en los comentarios. Las grandes catástrofes nos enseñan lo efímera que puede ser la vida. Pero la lección se nos olvida enseguida y nada cambia en nuestra forma de ser y de actuar. O sí.
Besitos/azos.

banderas dijo...

Wilde, yo no diría que es aterrador, aunque claro, yo viví durante 5 años gracias al negocio que la muerte genera... Ja!Ja!Ja! Evidentemente le he perdido buena parte del respeto, aunque a lo mejor por esos distingo casos y casos.

Un abrazo ;-)

Mariano, pues claro que la vida es efímera... e impredecible. Eso es lo grande y lo triste de la vida, que es nuestra pero no la controlamos... por eso deberíamos aprovecharla lo mejor posible permitiendo al resto del mundo hacer lo mismo... y digo esto porque hay gente que cree que es imposible disfrutar a tope de la vida sin hacer que otros no puedan hacer lo mismo.

Biquiños/azos ;-P