Esta noche quiero Rock'n'Roll



El domingo próximo se celebra todo un clásico del atletismo en España, la
Behovia-San Sebastián, que ya va por su cuadragésimo tercera edición... casi nada, vamos.


Este año me enteré con antelación suficiente y conseguí una de las tan disputadas plazas para poder correrla. Esto sucedió en el mes de junio. El día 6 de ese mes el señor que esto escribe formalizó su inscripción con el dorsal 11.923 por el módico precio de 25 €. Sí, no es que se salten números, es que había sólo 14.000 plazas. Se agotaron a los pocos días. Concretamente el 19 de junio se había abierto ya la lista de espera (por si alguien se da de baja por problemas físicos con una antelación mínima, claro).

Con un poco de ayuda de la gente de ese foro de locos de atar en el que estoy metido organizamos todo: hotel en el monte Igueldo, desplazamiento en grupo o individual desde Galicia, cena de grupo en sociedad gastronómica el sábado noche, comida el domingo, regreso el lunes... en fin, todo genial.

Ayer por la mañana fui a una librería a comprar un libro para mi mayor (como diría Vitruvia) y tuve la mala suerte de caer por sus escaleras ya no sé si por haber resbalado, tropezado o haber medido mal el paso. El asunto es que fruto de la caída tengo un hermoso esguince en el tobillo izquierdo. Mi fisio ha hecho lo que mejor ha podido pero cree que no podré correr el domingo... y yo tampoco lo creo, pero aún albergo alguna esperanza loca.

Como la esperanza es lo último que pienso perder y la fiesta desde luego yo no me la pierdo, pues voy a ir igualmente a Donostia (San Sebastián) a tomar unos zuritos... o unos katxis... o un getariako txakolina... eso sí, acompañando unos pintxos y acompañado de una buena gente que sí va a poder participar.

¿A qué viene lo del Rock'n'Roll? A que esta noche tengo que desfogar un poco por la rabia que me da estar con la pata vendada, levantada, dolorida... jodida, en definitiva.

Así que, haciendo gala de mi pasión por la música en casi todas sus variantes, ahí os dejo dos de mis "cienes" de grupos favoritos: los abueletes
The Rolling Stones y los no menos abueletes Led Zeppelin.



Con ustedes, sus Satánicas Majestades


... y aquí otros acusados de satánicos

8 comentarios:

Belén dijo...

Mira, que si, que estas casado con hijos y todo pero yo te digo:

TE QUIERO

Y ya esta... los rolling, me apasionan!!!!

Besos

Raquel dijo...

Nunca mejor dicho, qué mala pata
besos

Viguetana dijo...

¡joderrr, eso sí que es una put***!

Lo siento de veras, Flags.
Pero eso sí, no quieras correr si tu pie no está en condiciones.
Yo hice el capullín una vez (de hecho, la única vez que he sufrido un esguince de tobillo) y luego estuve 6 meses con dolores y molestias que me impedían hacer muchas cosas.

Un abrazo grande, grande.
Oye, tómate un txacolí a mi salud, ¿Vale?
:-P

John dijo...

Tendrás que escoger:

O correr la Behovia y estar varios meses 'odido sin poder correr.

O no correr la Behovia y dentro de un mes estar trotando de nuevo.

Difícil elección ;D

Paco Melero dijo...

Casi es más importante lo que rodea la carrera, que la carrera en sí. Tú disfruta de tu viaje y a vivir...

Susana dijo...

Jajajaj, pues es verdad, ya me estaba preguntando lo del rock and roll y yo pensando, será que hay un concierto en San Sebastián.. Machiño, a cuidarse esa pata chunga, jeje, eso sí, por lo que veo ya tienes todo planeado para pasar un buen día, aún sin carrera :)
Ciaus

banderas dijo...

Belén, en efecto, son grandes... mejor dicho, son ENORMES.

... y yo también TE QUIERO... Y LO SABES.

Bicosss ;-)

Raquel... pues sí, para qué decir más.

Viguetana, lo del txakolí está asegurado... lo otro... ya se verá. Prometo no ser un insensato.

John pues elegirá más el cuerpo que el corazón. Hoy estoy mucho mejor pero, evidentemente, aún no me atrevería ni a correr 10 metros. Sólo apuré el paso... y no tuve "casi" molestias.

Paco sí y no. Verás, leí hace poco que parte de la filosofía del Tao consiste en sacar siempre alguna consecuencia positiva... incluso de los sucesos negativos. No es un mal planteamiento vital ¿no?

Susana, en efecto... ¡¡a vivir que son dos días!! La vida es demasiado corta como para no exprimirle el jugo a tope.

Bicos ;-)

vitruvia dijo...

Ya que me mentas, te pregunto, ¿ el libro no lo comprarías en la casa del libro?, es que yo me caí el año pasado, en mitad de la calle, delante de dicha casa, por culpa de las elevaciones a modo de acera que han echo en esa calle.
No... si ya te digo yo......... que la casa del libro nos odia, jajajajaja
Cuidate mucho, pero mucho, mucho, que una carrera tan asentada seguirá repitiéndose año tras año.