De noche y de día. Por tierra y por mar.



Este fin de semana extraño seguí con mi habitual tónica de hacer montones de cosas. Parece que la vida me reclame desde norte y sur, que tenga una personalidad absolutamente dispersa y unas aficiones dispares que pudieran hacer pensar en un transtorno bipolar (por decir algo).

El jueves por la noche tuve cena con unos amigos y amigas que se prolongó en animada charla hasta algo más de las dos de la madrugada y, como el puerto estaba al lado y llevaba conmigo la cámara, decidí probar suerte con un proyecto fotográfico que tengo en mente desde hace meses: fotografiar los lugares por los que habitualmente entreno y con la luz ambiental con la que entreno. El resultado (incompleto) no está mal y me permite profundizar en las cosas que quiero hacer y qué resultados puedo esperar con el equipo que tengo. Por ahora una pequeña muestra es más que suficiente, y las cuatro de la madrugada no son horas para andar haciendo fotos ¿no?







El viernes por la tarde (de buena mañana tocaba mani) fui con la familia a ver (otra vez en el puerto) los barcos de la regata Tall Ships Atlantic Challenge 2009 que salió hoy desde nuestro puerto rumbo a Tenerife para luego continuar hasta las Bermudas, Charleston, Boston, Halifax y Belfast. Como las embarcaciones antiguas (bueno, en general las antigüedades) me encantan con ese aroma a alquitrán, salitre y madera tampoco pude evitar obtener una cuantas instantáneas... manías personales, supongo (aunque otra blogueira especializada en temas marítimos también estaba a lo mismo).

















Ayer sábado había quedado con otros colegas y sus familias para comer al pie del Monte Galiñeiro (en el ayuntamiento de Gondomar, pero cerca de los límites con Porriño y Vigo) y probar luego a ascender los algo más de 200 metros que separan el parque forestal de la cumbre.


Vista del Galiñeiro desde el parque forestal.

Evidentemente la cámara se vino conmigo y se trajo unos recuerdos estupendos de las vistas que hay en su cima, y como el día y la compañía ayudaban, prolongamos la jornada hasta que el sol se ocultó y, sin mayor aviso, nos dejó en penumbras.


Vistas del Val Miñor (Gondomar, Nigrán y Baiona) desde la cima.

Señal que indica la dirección a seguir hasta la cumbre.

Vistas hacia Vigo, con la presa de Zamanes y la Universidad a la derecha.

Poco antes de marchar las paredes rocosas reflejaban el color de la puesta de sol.


Menos mal que el domingo se hizo para descansar... y poner las fotos en el post correspondiente.


9 comentarios:

Belén dijo...

Dios, qué de cosas!

Yo estudiando oposiciones, ya ves tu...

Besicos

banderas dijo...

En efecto, Belén, un montón de cosas. Ya verás como, cuando saques las opos, tú también podrás hacer otras tantas... o más.

¡Ánimo y a por todas, que tú puedes! Otros ya pasamos por eso (en varias ocasiones) y ya ves, aquí estamos.

Bicossssss ;-)

Möbius el Crononauta dijo...

Bonito barco, pardiez...

Saludos

bambu222 dijo...

La madrugada es una hora perfecta para hacer fotos, de hecho, ahí está el resultado;esas fotos de la noche me han encantado.Ah,tu si que sabes disfrutar de la vida.

banderas dijo...

Möbius, en efecto había unos bonitos barcos... el que más destacaba era el ruso Kruzenshtern (que acaparó la mayor parte de las fotos, claro) y además el único de Clase A (veleros de en torno a 100 m. de eslora) de toda la flotilla... ¡¡nada comparado con las de ocasiones anteriores, como la Cutty Sark del 98!!

Saludos ;-)

bambu222, muchas gracias por el comentario... se hace lo que se puede... y cuando se puede... que no es siempre.

En cualquier caso confirmo que me gusta aprovechar la vida... vivir la vida... sacarle el máximo jugo que pueda, porque es lo único que me voy a llevar de ella.

Un abrazo ;-P

Amiga Atlántica dijo...

Te estás convirtiendo en un genio de la fotografía artística!!!
Tienes unos efectos fantásticos!!!
Me encantó verte de nuevo :-)
Apertas

banderas dijo...

Querida Amiga Atlántica, lo de la fotografía artística es una de mis viejas aficiones que, con esto de la digitalización, está tomando nuevas derivaciones y que, para qué negarlo, me encantan.

A mi también me alegró mucho encontraros... aunque claro, era relativamente previsible ¿no?

Bicos ;-)

Raquel dijo...

Un gustazo de fotos y de actividades.
Besos

banderas dijo...

Gracias, Raquel, es lo que me queda... aprovechar algo los fines de semana que hace bueno, que por la semana vivo sin vivir en mi.

Biquiños ;-)