Hace algún tiempo que quiero dedicar una entrada a un músico de jazz al que nunca pude ver en directo, pero del que tengo varios discos: Chet Baker. Para muchos un músico "blanquito" intentando hacer jazz. Para otros un buen músico de jazz echado a perder
(otro más) por las drogas.


En los años 50 y 60 Chet lucía un aspecto impecable.

Uno de los discos suyos que tengo es, curiosamente, él último disco de vinilo que compré -hará cosa de un mes escaso en una tienda en Coruña- una reedición de una grabación editada originalmente en 1958 como líder de un grupo: Chet, the lyrical trumpet of CHET BAKER.



Incluso se le comparaba con James Dean por su físico agraciado.


Otra de las joyas que tengo en mi colección es una de sus últimas grabaciones, ya que tuvo lugar el 28 de abril de 1988 en Hannover (Alemania) y él murió el 13 de mayo de ese mismo año (apenas quince días separan la grabación de su muerte). Evidentemente no era el primer Chet, ni siquiera la sombra del Chet de los últimos años, pero su sonido especialmente melancólico y su voz rota por los muchos años de adicción y mala vida confieren a la grabación un valor de testimonio irrefutable... el canto del cisne, diría alguien.


En sus últimos años parecía un cadáver ambulante.

Si tardé en dedicarle una entrada fue porque en YouTube casi no hay videos suyos por problemas de derechos de autor, de imagen y demás historias... ya sabéis. Así que, si en unos días desaparecen los vídeos que incluyo, ya sabéis la razón. En cualquier caso, os dejo el link aquí de una web maravillosa, por si queréis profundizar algo más en la vida y obra de este melancólico balaperdida.


Chet en plena época dorada


... en sus últimos años.

14 comentarios:

Raquel dijo...

¿Cómo llegaste hasta él?

Belén dijo...

Me has dado fuerzas para superar este jodido lunes si señor!

Besicos

Irreverens dijo...

Hay que ver lo prolíficos que sois, eh. Jope, una se va 4 días y se encuentra con un montón de entradas nuevas en cada blog.
:)

Hermosas fotos, las de la entrada anterior. Ah, y lo amarillo de la rama sí es un hongo.

Ahora me pongo a escuchar los vídeos. Por cierto, el jazz siempre me recuerda a mi ciudad natal, donde cada año se celebra un festival bastante destacable.
Gracias, pues.
:)))

Bicos

Möbius el Crononauta dijo...

Un gran del jazz que como muchos otros se vio arrastrado por la propia leyenda de esa maravillosa música y su salvaje estilo de vida.

Saludos

JOAKO dijo...

tiene muy buena pinta, luego lo veo en casa, aquí en el curro no puedo.
No estoy muy puesto en jazz pero me encanta Miles Davis, otro trompetista genial.

banderas dijo...

Raquel es una larga historia que se resume en que, cuando vivía en Santiago como estudiante universitario, conocí a un grupo de chicos de mi edad que estudiaban todos ellos filosofía y eran ávidos aficionados y coleccionistas de jazz de todas las épocas. Se jugaban los discos al póker de dados y cosas por el estilo... ¡¡menudos años!! Ahí profundicé en el jazz, afición de la cual aún acabáis de tener noticia.

Biquiños ;-)

Belén, me alegra haberte ayudado a superar las primeras horas de la semana.

Bicosssss ;-)

Irreverens, lo de prolíficos sólo en entradas de blog ¿eh? Je!Je!... y no es para tanto... con las fotos del sendeiro hice dos entradas... y la del 1º de mayo era casi obvia (al menos en mi caso). Ésta de ahora un modo de reconfontarme de la amigdalitis que me tiene tirado en cama. Grrrr!

Biquiños/Petonets ;-)

Möbius, pues sí... arrastrado por la marea de las drogas, como tantos otros del mundo del jazz (Bird, Lady Day, Mulligan,Davis...) y del rock (ahí no incluyo lista porque sería interminable).

Joako pues si te gusta el Miles Davis de "Birth of the cool" o de "Kind of blue" te gustará Chet Baker... se le encuadra estilísticamente en el cool de la costa oeste.

Mr blueberry dijo...

No se suelen leer entradas de Jazzistas...Imagino que está complicado...Yo siempre he escuchado hablar muy bien de Chet, quizá compararlo con Miles es un poco excesivo (cualquier comparación con Miles es injusta para el músico comparado), pero si me parece que tenía un estilo un poco más meláncolico (imagino que esto también depende mucho de los discos que hayas escuchado, a lo mejor lo que yo he escuchado es así y punto)

Me ha gustado mucho la entrada tío y por si te interesa, creo que van a hacer una peli de la vida de Chet Baker. Creo que va a ser interpretado por Josh Arnette, creo


Abrazotes

Ad astra per aspera dijo...

buen gusto, chavalote...

banderas dijo...

Mr Blueberry nada más lejos de mi intención comparar la calidad de uno con la del otro. La comparación iba más bien por el estilo cool en el que ambos se situaron en un momneto determinado. Lo que pasa es que Miles era el puto amo y duró un par de discos con esa línea para seguir investigando y ahondando en sonidos eléctricos y combinaciones distintas con el pop y el rock y, por su parte, Chet siguió explotando el éxito de su linea melancólica hasta el fin de sus días.

Sobre la película algo he leído, parece ser que Josh Hartnett ha tenido sus diferencias con los productores y la cosa está paralizada.

Ad astra per aspera, vaya, coincidimos otra vez... me gusta.

Bicos ;-)

Wilde dijo...

He de reconocer que no me gusta el jazz. Ni me gusta, ni lo entiendo. No consigo alcanzar su velocidad. Difícil opinar, pero he intentado escuchar, sigo opinando exactamente igual.

bicos!

banderas dijo...

Lo siento mucho Wilde, a mi me gustaba aún antes de saber que era jazz. Me explico: una vez vi en televisión, siendo muy niño, a una señora negra e inmensa cantando unas cosas maravillosas que jamás en mi vida había oído, pero que me llenaban. Era Ella Fitzgerald. Lo único que pasó fue que tardé muchos años en poder conseguir discos de esa música que me atraía.

Puede que con el jazz suceda como con los gatos, que o los amas o los odias, pero que no hay punto intermedio...Ja!Ja!Ja!

Mariano Zurdo dijo...

Hacía mucho que no le escuchaba, así que muchas gracias por el regalo.

Estos días os leo menos de lo que desearía (vamos, que apenas os leo). Ando muy liado con mis nuevos proyectos, pero os tengo en mis pensamientos zurdos.
Besitos/azos.

JOAKO dijo...

Efectivamente, me gusta Chet, y has mencionado precisamente los dos discos de jazz que mas he escuchado en mi vida, eso espùnteria.

banderas dijo...

Mariano, no te preocupes. Yo ando también un poco bajo de participación por motivos físico-médicos... vamos, una amigdalitis con muuuucha fiebre... y leo poco y opino lo justo (o menos incluso). Además, noto una parte de la blogosfera un poco parada... y no sólo tu ¿eh? Ya sabes, publica cuando quieras o puedas... que tus proyectos merecen la pena... ¡¡con un par!!

Biquiños ;-)

Joako es que son dos discos básicos para adentrarse de una forma sutil en el jazz contemporáneo... nada estridentes, con muchísima clase y, pese a todo, geniales en su momento. No es puntería, es pura lógica, querido Joako... te lo dice alguien que lleva más de 20 años escuchando todo tipo de jazz.

Bicos ;-)