El magosto tuvo la culpa... y mi gula.



Como ya comenté ayer, buena parte de mi mal estado de forma he de achacárselo a la copiosa cena de la noche anterior. Se supone que lo más recomendable para la cena previa a una carrera es una buena dosis de hidratos de carbono y, de hecho, en estas ocasiones suelo tomar pasta o arroz. Lo malo es cuando hay compromisos que alteran esa rutina y me llevan al pecado de la gula... y es que la carne es débil.

En este caso la culpa fue del magosto que tradicionalmente se organiza en casa de mi suegra. Ya sé que aún no es la época (normalmente entre el 1 y el 11 de noviembre, día de San Martíño) pero aprovechamos que estaba en Vigo un sobrino que actualmente reside en Cataluña para ser el mayor número posible (14) de familiares.

Esta fiesta consiste básicamente en comer castañas asadas acompañadas con vino joven, pero en la fórmula pueden intervenir otros factores, como muy bien refleja el pequeño artículo que la Wikipedia le dedica a esta celebración gallega del otoño.

En nuestro caso intervinieron unos hermosos chorizos para cocido ligeramente picantes encargados en una carnicería de A Rúa (Ourense) bien conocida en la familia,


eso sí, convenientemente cocidos en agua para hacerlos más jugosos


un buen pan artesano (cuatro de éstos me metí entre pecho y espalda),


castañas de la comarca de Valdeorras asadas en su punto justo, evidentemente,



y peladas por un experto puñado de manos nerviosas





vino tinto (en mi caso cerveza), un caldo especialidad de la casa con verduras típicas de la región,



y de postre "Huesitos de santo" (típicos de las celebraciones de Todos los Santos y Fieles Difuntos, los próximos días 1 y 2 de noviembre, respectivamente)




... y luego se supone que yo tenía que correr a buen ritmo durante algo más de 12 kilómetros apenas 12 horas después.


¡¡Anda ya!! ¡¡Si es que no se puede tener todo, hombre!!

... y es que, como dice mi suegra:

¡¡ No me fallas ni un palo !!

10 comentarios:

MonikaMDQ dijo...

¡No podés! ¿con semejantes chorizos pensabas pasar la carrera como si nada? jajJaja ¡con razón tio!
Hoy me has hecho reir mas que en todos tus comentarios juntos hacia mi persona y/o varios rejuntes...
besos
PD: estoy recordando cuando dijiste
"Por una vez, y sin que sirva de precedente, comento el segundo en tu blog.¡¡¡Increíble!!!"
Ahora cambiá -el segundo- por la primera y es mas ¡¡increíble!!

Belén dijo...

Buf... voy a la nevera a por algo,a ver que veo! jajajaja

besosssssss

Raquel dijo...

Ya me entró hambre!!!!
Claro, con razón. La próxima vez que no falte ese plato de pasta. (Aunque si te digo la verdad, me apunto en cualquier momento a esos calbotes y al caldo y los chorizos y todo lo demás.)
besos

Eifonso Lagares dijo...

Viendo las fotos imposible pensar en correr, imposible ya la necesaria concentración.

Saludos

John dijo...

A tu suegra le gusta jugar al «cinquillo», ¿me equivoco?

Mariano dijo...

Ya me gustaría ver a ese grupo de etíopes que rompe todas las marcas correr después de semejante comilona...
¿No hay categorías de zampabollos en esas carreras?
¡Qué hambre, hombrepordios!

Viguetana dijo...

¡jajajaja!
:D

¿Y qué más da? Habrá más carreras, pero comilonas como ésta sólo se dan de vez en cuando.
:-P

¡¡Qué buena pinta tiene todo, chaval!!

PETONS, REI, QUE JA HE TORNAT.

banderas dijo...

Monika desde luego a mi me resulta convincente como explicación de mi bajo rendimiento dominical... y ya veo que al resto tambien...ja!ja!ja!

Belén, yo te diría que fueras al botiquín... a por algo de bicarbonato. Bicosssss ;-)

Raquel te prometo que la próxima vez (ya queda poco para el 11 de noviembre) no faltará la pasta. Eso sí, después de la carrera seguro que comemos bien... estaré en San Sebastián... y unos pintxos fijo que caen. Bicos ;-)

Eifonso... no me digas... pues ya ves, aún así corrí. Sigo jugando todos los palos.

John, pues va a ser que no. Es el bridge lo que más juega la buena señora.

Mariano, zampabollos no, pero pasteleros y postes sí ¿verdad John?

Viguetana... benditos los ojos que te leen. ¡¡¡Ja has tornat!!! ¿Qué tal de retiro espiritual? ;P ... y comilonas como ésta todos los años por las mismas fechas. Hace años lo celebraban con toda la familia (extensa): se juntaban de Madrid, de Vigo, de Lugo y de A Rúa en ese punto familiar y montaban una bien gorda. Por desgracia algunos "puntales" ya han pasado a mejor vida (ahora que se acerca difuntos) y la fiesta va a menos. Aún así ¡¡que no falle el magosto!! Petons!!


Bicos a todos y todas ;-)

Jano dijo...

Dios mío!!! Eso sí es deporte, no lo otro de irse por ahí a correr...

:p

banderas dijo...

Sabias palabras, querido Jano. Ahora estoy convencido de que me comprendéis perfectamente... y es que uno no se puede resistir a tanta hermosura...ja!ja!ja!