De fuego y de agua



Parecería este post una dedicatoria a dos de los cuatro elementos fundamentales del mundo o a la estación del año en que nos encontramos, pero no, ese es el título de un disco fruto de un proyecto precioso.

Esta mañana un compañero del trabajo me propuso poner un disco que yo no conocía en el ordenador y, como sé que tiene bastante buen gusto, no puse muchos reparos. Además, algunos de los nombres que aparecían en la portada me sonaban bastante, y eso acabó por decidirme a oírlo.

Las hermanas francesas Katia y Marielle Labeque son de sobra conocidas en el mundo de la música clásica por sus interpretaciones de prácticamente todo el repertorio compuesto para interpretar en piano a cuatro manos. Además se han atrevido con el jazz, la fusión y la experimentación. Algo más sobre ellas en SuSpace.


Katia y Marielle Labèque (foto bajada de internet... sin más)

Mayte Martín es una cantaora y guitarrista de flamenco, cantante de boleros y compositora (así consta en la Wikipedia) nacida en Barcelona sobradamente conocida por los aficionados a ese género tan hispano. También gusta de la experimentación ya que ha tocado, además de los palos flamencos, los del jazz de la mano de Tete Montoliú, los del blues y los del tango.


Mayte Martín (foto de la web de la fundación KML)

Aunque he escuchado y conozco más de clásica que de flamenco creo ser capaz de reconocer algo hermoso e interesante. Este disco lo es. Es el fruto de un proyecto de intercambio (que no mestizaje) cultural y de personalidades absolutamente mágico y por eso os lo recomiendo, aunque no soy ni el primero ni el único en apreciarlo. Si no queréis gastaros una pasta y luego llevaros una decepción podéis escuchar parte de cuatro temas aquí y echadle un ojo y los oídos al vídeo del final.


Las tres artistas en la cima del Albaicín
(foto de la web de la Fundación KML)

Este es el vídeo que más me gusta de los tres que encontré en YouTube. Son parte de la promoción de este De Fuego y de Agua.


7 comentarios:

JOAKO dijo...

A la cantaora Mayte Martín ya la conocia, a las francesas no, pero la fusión siempre puede ser interesante.

geminisdespechada dijo...

a las chicas que tocan se las llama músicas? estas tres son unas músicas impresionantes, sólo podía salir algo bueno. Me han encantado el vídeo, muchas gracias!

Frabisa dijo...

No soy aficionada al flamenco, pero muchas gracias por la información, escucharé algo de las músicas francesas.

un beso

banderas dijo...

Joako, precisamente porque la fusión me pareció maravillosa os he puesto sobre la pista... para que no se diga. Je!Je!

Géminis, me alegra que te haya gustado el vídeo. Me vi los tres completitos que encontré en YouTube sobre este disco, pero el mejor con diferencia era éste... y sí... son unas músicas de lo mejorcito.

Biquiños ;-P

Frabisa, yo tampoco es que sea muy flamenco (ya lo comenté en el post), pero algunas cositas buenas sí he oído, así que de vez en cuando me pongo algo para animarme. En cualquier caso de las francesas hay actuaciones diversas en YouTube de gran nivel... y su discografía debe ser fácil de conseguir en Coruña (con eso de tener la fnac... no sabes la envidia que me dáis). Por cierto, aunque no dejé comentario en tu "casa": Felicidades por esos años de relación entrecortada pero que continúa con viento a favor.

Bicos ;-)

Raquel dijo...

Hace ya bastante tiempo que sigo a Mayte Martin, me gusta mucho. Siempre hace cosas nuevas, instrumentaciones distintas...
Últimamente, parece que a las cantantes (Lila Downs, Maritirio, Dulce Pontes, E. Morente...) les está dando por hacer proyectos en común. No está nada mal, la verdad.
Besos

granjeromoe dijo...

Tremendo disco de bueno que es.
Cada día me gusta más.
Me hubiera gustado escucharlo antes de ir al concierto que dieron en Fuengirola.
Aunque he de decir que es para escucharlo y nada más, me refiero que no es un disco para poner de fondo, y yo lo catalogo ya casi como un disco de música clásica.

banderas dijo...

Aunque ya he dejado un comentario en tu blog, me gustaría dejar aquí constancia de que el directo, según comentas, iguala la calidad del disco... y en un ambiente adecuado lo superará a buen seguro. Un verdadero clásico contemporáneo, a buen seguro... y si no al tiempo.

Un abrazo ;-)