Democracia cultural o democratización de la cultura



Hace algunos años me empapé, con ocasión de unas oposiciones de infausto recuerdo, de terminología "ad hoc" y, entre todas las expresiones que fui memorizando y razonando me quedó especialmente clara la diferencia entre democracia cultural y democratización de la cultura.


Son éstos dos términos, ya clásicos en el argot de los gestores y manipuladores culturales, las bases sobre las que se asientan prácticamente todas las políticas de difusión cultural que en el mundo han sido desde mediados de los años 60, aproximadamente.

Buscando información reciente al respecto me topé con un artículo muy clarificador (de marzo de 2007) que concluía diciendo que: "
La diferencia entre ambas es que la Democratización Cultural implica una extensión de la cultura planificada desde arriba, sin embargo, la Cultura Democrática supone la creación de la cultura desde abajo en la que participen todos los miembros de la comunidad. En este sentido, los actores principales y protagonistas de la cultura son las mismas personas comprometidas en un proceso de dinamización, de puesta en movimiento y de fomento de los valores y energías que existen entre la ciudadanía."

Además encontré un artículo del escritor y blogger Félix de Azúa sobre el tema que tampoco dejaba títere con cabeza y proclamaba, entre otras cosas, que "
Los ingleses no han conocido la sacralización de la cultura ni siquiera cuando era sagrada y por lo tanto no se escandalizan ante el mecanismo que Brossat llama "democracia cultural."

En ese momento recordé que tengo un vinilo guardado como oro en paño titulado "
La última noche de los Proms" y me dije que ese ejemplo me resultaba de difícil catalogación, pues del material audible se deducía claramente, por un lado, una actividad cultural de alto nivel (música clásica interpretada por una gran orquesta y un famoso director de prestigio mundial) accesible al público en general (y por tanto catalogable como Democracia Cultural), y por otro lado se intuía una participación activa del público asistente que, además, se volcaba apasionadamente en esa misma actividad (con lo cual se calificaría como Democratización de la cultura).

Visto lo visto quizás tuviera razón el Sr. Azúa. Después de todo no siempre la realidad es blanca o negra, y menos en el Reino Unido de la Gran Bretaña.

Para salir de dudas me dediqué a buscar información de donde casi siempre y me encontré con que los Proms son una tradición británica (una más de tantas) que se remonta al año 1895, cuando el empresario Robert Newman tuvo la idea de atraer a una audiencia que, aunque normalmente no asistiera a conciertos clásicos, se sentiría atraída por los precios bajos de la entrada y la atmósfera más informal (de "promenading", que consistía en que estaba permitido comer, beber y fumar durante la actuación musical, además de deambular en torno al lugar del concierto). El primer Prom fue llevado a cabo el 10 de agosto de 1895 en el Queen's Hall en el lugar de Langham.

Con posterioridad, el director Henry Joseph Wood consiguió adecuar y asentar los Proms, ampliando el repertorio y abriéndolo a compositores contemporáneos. En 1927 la BBC asumió buena parte de la carga y en 1930, tras la creación de su propia orquesta sinfónica, la estableció como orquesta principal de los Proms.

En la actualidad se celebran básicamente en el Royal Albert Hall (Londres) aunque este año alguno de los conciertos tendrá lugar en los jardines de Kensington debido a que se dedicarán varias veladas al compositor Ralph Vaughan-Williams (del que ya hablé aquí) y a su interés por la música popular. Comenzarán el próximo 18 de julio y terminarán el 13 de septiembre, segundo sábado de ese mes, como mandan los cánones.

Destaca especialmente de esta serie de conciertos veraniegos de ocho semanas de duración (uno de los ciclos musicales más largos que conozco en el mundo de la clásica) la última noche de los Proms, que fue la que vino a mi cabeza con lo de la democratización de la cultura contrapuesta a la democracia cultural.

¿Por qué destaca? Sencillamente porque el repertorio de su segunda parte es, año a año, básicamente el mismo e incluye temas que, por las razones que sean, se han ido revistiendo de valores intensamente patrióticos. Entre las piezas que no es posible eliminar de este concierto están:

- Land of Hope and Glory, más conocida como Pompa y Circunstancia, opus 39, del compositor Edward Elgar. Su carácter patriótico deviene de que, aunque compuesta en 1901, se adaptó en 1902 añadiéndole el texto de Land of Hope and Glory para la coronación del rey Eduardo VII. El párrafo que el público sabe de memoria y canta a voz en cuello es el que dice:
Land of Hope and Glory,
Mother of the Free,
How shall we extol thee,
Who are born of thee?
Wider still and wider
Shall thy bounds be set;
God, who made thee mighty,
Make thee mightier yet
God, who made thee mighty,
Make thee mightier yet.

Land of Hope and Glory (Proms 2006)

-
Fantasía de canciones marineras británicas es una pieza arreglada por Henry Wood en 1905 para conmemorar el centenario de la batalla de Trafalgar de tan grato recuerdo para el pueblo británico e infausto para el español. De ahí su corte patriótico, claro. Culmina esta pieza con un himno titulado Rule Britannia que todo el público corea y que resulta más que evidente:
Rule, Britannia! Britannia, rule the waves:
Britons never never never shall be slaves.

Rule Britannia (Proms 2006)

- La composición de Hubert Parry titulada Jerusalem, basada en un texto del poeta William Blake, cierra prácticamente el concierto. Su carácter popular surgió durante la I Guerra Mundial, cuando se incluyó en una antología poética patriótica publicada en 1916, año en que la moral había comenzado a declinar debido al alto número de muertes en el campo de batalla y la sensación de que el conflicto se eternizaba. Como consecuencia de una serie de detalles, como que el rey Jorge V al oírlo dijera que él preferia el "Jerusalem" al "Dios salve al Rey" (o a la reina, según las circunstancias) o como que Inglaterra no tiene himno oficial (aunque adopta como tal el Dios salve a la reina), acabó por considerarse como himno nacional británico alternativo y popular.


Jerusalem (Proms 2006)

- Se termina oficialmente el concierto con, como no, el God save the King (God save the Queen), que todo el mundo corea mientras se ondean banderas de toda la Commonwealth. Se trata del himno de Gran Bretaña y de la comunidad heredada del viejo imperio británico, aunque no en puridad de Inglaterra, como he comentado.


God save the Queen (Proms 2005)

- Finalmente, los prommers tienen la costumbre de cantar el Auld Lang Syne, canción tradicional escocesa que, aunque normalmente no aparece en el programa, siempre acaba por surgir espontáneamente.

Por los viejos tiempos, amigo mío,
por los viejos tiempos.
¡Tomaremos una copa de afecto
por los viejos tiempos!


Auld lang syne (Proms2004)

Si veis los vídeos que acompañan la exposición de piezas podréis apreciar claramente que esta última noche de los Promenade Concerts se trata de una apasionada muestra de democratización de la cultura que se entrelaza con la democracia cultural que se fomenta desde las cimas de la gestión cultural. Baste con ver las concentraciones en parques de diversas localidades del Reino Unido frente a pantallas gigantes de vídeo para conmemorar la grandeza de su nación ondenado su Union Flag... y este post no va con segundas intenciones (aviso a navegantes suspicaces). Yo al menos creo firmemente que Félix de Azúa tenía mucha razón en su afirmación. Eso sí, la democratización de la cultura en España se produce con el fútbol.

16 comentarios:

Irreverens dijo...

Me lo he leído enterito, porque está muy interesante este post, pero me temo que lo de los vídeos... me falta tiempo.

Quizás vaya entrando y escuchándolos de uno en uno...

¡Gracias!
:D

JOAKO dijo...

Luego veré los vídeos. Es muy interesante lo de los conceptos de los que hablas, yo siempre he sido tenido por un "cultureta" por mis amigos, y todo porque me intereso como espectador por algunas facetas del Arte, he sufrido una "displicencia" recurrente y apenas si pueda hablar de Arte con unos pocos, de cine con otros pocos...
Lo de la cultura en este país es complejo, puesto que nunca ha habido hasta ahora una oferta estable y una mínima sensibilidad por parte de las instituciones, con ahora me refiero a los últimos treinta años. Y aún así hay sitios en Madrid con interesantisimas exposiciones (Fundación carlos de Hamberes, Fundación Mars...)que estan siempre vacias a pesar de ser gratis, y los museos emblematicos (el reina Sofia, El prado...) siempre nos ganan en afluencia los extranjeros.
Con respecto a la musica clasica no hay entradas a precios populares en el teatro real (ahora de la opera), aunque se hacen "promciones" de vez en cuando, en el auditorio igual. En fin la promoción de la cultura para por las escuelas y es ahí donde esta el principal escollo.

Raquel dijo...

De esa misma idea surgieron muchas tradiciones concertísticas veraniegas en los USA. Por esta época florecen los "concerts on the square" o "concerts in the park". El repertorio es casi siempre mucho más "light" con la inclusión de alguna overtura de Suppe o algún himno nacional.
Deberías desarrollar ahora tu propio concepto de manipulación de la cultura democráticas y de la democratización de la cultura ;-)
Eres un valiente!
Un abrazo

geminisdespechada dijo...

jajaja qué bueno!! pero si llevan hasta globos!! no tenía ni idea..

banderas dijo...

Irreverens, a estas horas espero que ya hayas podido dedicarle un ratito a escuchar y ver los vídeos, porque merecen la pena. Yo ya aluciné en su día con el disco, pero el hecho de ver cómo se lo montan ya fue el no va más.

Sobre el post... cuando lo acabé aluciné con lo largo que me quedó... lo siento, pero una vez escritos no los recorto.

Biquiños/Petonets ;-P

Joako, sobre el mundo de la cultura en "este nuestro país" soy bastante pesimista o, más bien, escéptico. Me explico: sé que hay mucha gente con ganas de ver exposiciones, de ir a concierto, de sentir el arte, pero cuando son gratis no van y cuando son pagando se quejan porque son muy caras. No lo entiendo. De verdad que no. Creo que, en general, en España se valora poco lo gratuito y lo de pago se prefiere pasar de largo. Eso sí, al fútbol hay que ir para apoyar al equipo local... manque pierda... no vaya a ser que descienda de categoría. No sé si me explico. Luego está el boca oreja que funciona de maravilla, pero eso pocas veces se da.

Sobre lo de estar catalogado como culturetas no te preocupes, nos pasa a muchos y lo asumimos con naturalidad y donosura... Je!Je!Je!

Raquel, no sabía lo de esos conciertos veraniegos, pero a nivel divulgativo no están mal, supongo. Los Proms son conciertos de verdad... salvo la segunda parte del último el resto suelen tener bastante calidad. No es que sea la temporada de ópera en el Covent Garden, pero no está mal. En el link que puse con el Royal Albert Hall se puede ver el programa completo de los Proms 2008.

Sobre lo otro... ¡anda ya! Yo soy muy malo teorizando y elaborando pensamientos. Por suerte o por desgracia soy un chico de acción. No soy de mucho pensar... y menos de argumentar... creo yo.

Biquiños ;-)

Géminis, llevan globos, banderitas y banderones, camisetas e incluso bocinas de gas comprimido como a los partidos de fútbol aquí (bueno, en todas partes, supongo). Para el público este concierto final de los Proms es una oportunidad de declarar su patriotismo... ¡anda que no les gusta ni nada eso a los ingleses!

Bicos ;-)

banderas dijo...

Por cierto, no os habéis fijado en que el público, durante el Land of Hope and Glory se agacha un poco al ritmo de la música (como si estuvieran montando a caballo)... ¡¡es alucinante!! ... y nadie que lo hace pierde el ritmo, por cierto.

Otra cosa: si en Wikipedia buscáis inglaterra, en el margen derecho, donde pone sus datos principales aparecen tres himnos: God save the Queen (oficial), Land of Hope and Glory (no oficial) y Jerusalem (no oficial).

Jovekovic dijo...

Es un tema interesante, yo soy favorable a la democracia cultural, pero sobre la democratización de la cultura deberíamos hablar largo y tendido, porque muchas veces acaba convirtiéndose en otra cosa, igualmente respetable si quieres, pero una cosa distinta a la que pretende. En este sentido, el performing theater es una muestra clara de hasta que punto nos encontramos ante una nueva manifestación cultural, pero no ante el teatro escrito y representado mediante acuerdo a códigos vanguardistas, ya que en esa definición sólo puede subsumirse el teatro contemporáneo, sobre todo,
el teatro escandinavo de principios del siglo pasado, que se prolonga hasta mediados de los años cincuenta, ya extendido por buena parte del mundo occidental,y culminando en Brecht y el Piccolo Teatro.

banderas dijo...

Querido Jove, coincido contigo en que lo ideal sería la democracia cultural pero para que funcione correctamente tiene que contar con una sólida base desde los primeros niveles educativos de la educación que, por desgracia, no andan muy "católicos" por nuestro país. Hay iniciativas muy interesantes (pocas) pero no siempre tienen la acogida que se merecen y acaban muriendo en el olvido.

La democratización de la cultura se presta a muchísimas más manipulaciones porque son formas presuntamente espontáneas y de raíz popular. Precisamente también por esa raíz popular se prestan a manipulaciones de corte nacionalista que prostituyen la verdadera intención de esa participación activa del pueblo en la actividad cultural.

El mundo del teatro se me escapa un poco a esos niveles que comentas, pero coincido en que el teatro escandinavo del siglo pasado marcó un antes y un después y en que Brecht es otro de los hitos fundamentales en la renovación escénica del siglo XX.

Una abraçada ;-)

John 2.0 dijo...

¡Qué casualidad que escribas sobre los Proms! Estos días estuve dándole vueltas a si asistir o no a uno de los conciertos, pero al final hemos decidido que este año va a ser que no. ¿Quieres que te traiga algo de Londres? ;-)

banderas dijo...

No es casualidad todo lo que parece... Je!Je! John ¿o sí?. Lo cierto es que el disco de la última noche de los Proms lo tengo hace, al menos, 12 años y desde que lo escuché me entraron ganas de ir algún día a Londres y asistir a alguno de esos conciertos... no el último en particular, claro. Cuando hice la entrada únicamente até cabos sueltos.

Por cierto ¿te das cuenta de que los Proms se acaban al día siguiente de que esté de aniversario de boda?... 10 añítos van a cumplirse ya. ¡Cómo pasa el tiempo, meu!

De Londres... ¿me traes un poco de Pudding de Yorkshire?,please. Es coña ;-) tú ya sabes.

John 2.0 dijo...

¿Por qué te crees que me voy a pasar unos días a Londres una semana antes de irme a pasar unos días a París? ;-D

¿Pudding de Yorkshire? No te voy a hacer esa putada X-D

banderas dijo...

Ya, ya. ¡Pasáoslo mejor! ;-D

¿Te recuerdo que fui yo quien se acabó cierto Pudding de Yorkshire que no había forma de bajarse? Es que ya no recuerdo a qué sabía X-D

Jovekovic dijo...

Pues si la solución está la democracia cultural, algo en lo que prácticamente todo el mundo está de acuerdo, sería bueno ir hacia esa dirección. Ahora a ver quién es el guapo que se lo explica al politiquillo de turno.

banderas dijo...

... lo que pasa, Jovekovic es que los políticos piensan en los réditos a corto plazo (como mucho a cuatro años vista) en vez de pensar en el interés general, que es para lo que se supone que se presentan y son elegidos.

Una abraçada ;-)

Mr blueberry dijo...

Ouch, me estoy quitando el hachazo último de la cultura y el futbol en España...No conocías la tradición de los Proms que comentas y me parece interesante...Por otro lado en España, hay mucha gente (y bastante gente joven) con ganas e ideas para hacer cosas....Es cierto que hay una mayoría tranquila, pero gente curiosa y creativa siempre hay...No hay que ser pesimista...Surgen poco a poco de la nada y de todos los sitios...

Abrazotes

banderas dijo...

Mr. Blueberry, siento el hachazo del fútbol, pero es España es difícil encontrar una muestra de cultura popular tan multitudinaria y sobre la que hay tanto acuerdo como el fútbol.

La tradición de los Proms, como has visto, proviene de hace muchos años y es una de las más festivas muestras del orgullo británico.

En España tenemos, ciertamente, gente muy creativa y muy válida, pero unos politicos que sólo saben aprovecharse de esa gente para sus intereses y a los que traen o llevan en función de sus simpatías politicas... para variar. El mal no está en los creadores, sino en los patrocinadores, subvencionadores y organizadores políticos. "Cultura" y "política" podrían ser como "inteligencia" y "militar"... términos incompatibles... Je!Je!Je!

Un abrazote también para ti ;-)