De Australia a la cima del dolor


No suelo yo comentar noticias deportivas, pero creo que hoy bien merece una excepción, y no porque vaya a tratar el resultado ni el juego precisamente, sino el poder de la imagen... ese del que se dice que vale más que mil palabras. Hay quien sostiene que eso no es cierto, pero creo que los ejemplos de hoy son suficientemente elocuentes.

No vi el partido en su totalidad, sino sólo un par de juegos del cuarto set y otro par del último... lo suficiente para ver a un ex número uno del mundo luchar con impotencia contra quien lo ostenta a día de hoy y, si las cosas no cambian, durante bastante tiempo aún.

Rafael Nadal, de 22 años, lleva trotando sobre las pistas de tenis desde su tierna infancia (con 8 años jugó y ganó su primer torneo) y Roger Federer desde los 3 años, y desde los 8 formaba parte de un equipo en el que destacó desde junior.

Ambos son viejos conocidos ya que han disputado infinidad de torneos y de finales que han caído de uno y otro lado. Sin embargo la final de hoy podría suponer una ruptura en la racha del tenista español debido a diversos factores de sobra conocidos.

Federer sabía que ganando el partido de hoy igualaba el record de Pete Sampras (14 torneos del Grand Slam), y que podría volver a poseer el número uno de la ATP, dando de nuevo un viraje a su brillante carrera deportiva.



El perdedor con un rostro demudado por la derrota. (Fotografía de AFP para El País)

Sin embargo las cosas no han salido bien para el suizo. Se ha encontrado a un Nadal muy maduro, sereno, y con las ideas muy claras sobre qué tenía que hacer sobre la pista para alcanzar un torneo que hasta ahora se había resistido a cuantos españoles habían alcanzado la final.

Al final Roger Federer ha acabado llorando durante la entrega de premios ya que se le ha escapado una oportunidad que dificilmente se le volverá a presentar: un Nadal casi extenuado tras un partido de semifinales que ha marcado otro hito histórico (ser el partido más largo en la dilatada historia del Abierto de Australia).

La derrota. Eso es lo que reflejan las lágrimas del suizo. Sus palabras "Dios, esto me está matando" tan sólo subrayan el dolor de una pérdida, de una oportunidad perdida, de un momento que puede marcar un antes y un después en la carrera de ambos. Las fotografías lo dicen todo.


La lágrimas de la pérdida y la mirada de reojo al torneo que se le escapó lo dicen todo.(Foto de Reuters para El País)

10 comentarios:

Jose Eugenio dijo...

Amigo Banderas, coincido contigo en que el dia de hoy estuvo marcado por el poder de la imagen de un Federer emocionado hasta la paralisis verbal ante un NADAL arroyador que le hace ver el nº 1 inalcanzable, aunque no lo sea.
Quisiera destacar por encima del juego de la final que fue magnifico y el de la semifinal que para mi fue epico, la grandeza de nuestro campeón que ni siquiera levantó el trofeo más arriba de su hombro, como una bandera a media asta. Y tambien como no, la elegancia de Federer al decir cuatro palabras de agradecimiento y ausentarse para dejar el protagonismo al CAMPEON. ¡Viva el deporte y el juego limpio!.

ojordo dijo...

De esas veces...que no quieres que pierda ninguno....Dos Fenomenos..

Belén dijo...

El deporte es así de duro, no hay más que añadir...

Me gusta la deportividad de nadal, de cómo le animó, eso si es portarse como un caballero, ya podrían otros deportistas aprender de rafa...

Besicos

dintel dijo...

Me dio pena, la verdad.

LOBITO dijo...

Bueno, no soporto a Nadal, tuve el gusto de escucharlo en Madrid hace un poco de tiempo y... uffff... como que, venga va... el chico toca bien la raqueta,es muy bueno y se esfuerza mucho, aquello de más vale caer en gracia que ser gracioso. Bueno, pero yo me siento dolida por Federer. En fin... desvario...

Bicos Banderas.

JOAKO dijo...

Está claro que son dos grandes, esto lo corrobora, pero que seria de un gran campeón sin rivales a su altura, se les recordará por muchos años a los dos, porque están dando lecciones de como ganar y de como perder, ambos.

djmosto dijo...

Yo dejo simplemente mi aportación deportiva, mi visión, vamos: como decía el marca, nadal tiene un guión y va muy bien fisicamente, de cabeza tb, sigue el guion a rajatabla y sabe ser frío. Pienso que Federer es más jugador pero que no sigue un guión tan claro, si no se derrumba creo que va a seguir peleando y amargando alguna final. Federer sabe jugar muy bien, pero no juega con libro o calculadora (como prefirais) para ganarle a Nadal. Un saludo!

banderas dijo...

Jose Eugenio, en efecto, ambos son dos caballeros en la pista. No recuerdo esos aspavientos ante un punto controvertido de otras épocas y jugadores. Además, con las nuevas tecnologías sería ridícula tanta protesta. Aún así, se tratan como rivales en la pista y como compañeros, que es lo que realmente son, al terminar... todo un ejemplo a seguir en todas las profesiones.

Ojordo, pues la verdad es que no. Mira si me ha llegado adentro lo de ayer que me he registrado en la web de Federer y le he mostrado mi apoyo y mis ánimos... en mi pésimo inglés, claro.

Belén, en efecto. Rafa es todo un caballero, aunque no sea muy expresivo. No sé si es por timidez o por qué... pero no acaba de transmitir... salvo con la raqueta... ahí transmite energía, tesón, espíritu de lucha... de todo.

Bicosssss ;-)

Dintel, y a mi... ¡pobrecillo!... sólo estuvo 4 años de número 1 de la ATP. Es broma... lo cierto es que debe ser muy duro haber encontrado la horma de su zapato.

Lobito, para nada. No desvarías nada. De hecho la entrada es un homenaje al perdedor más que una loa del ganador. Federer me parecía un tipo bastante frio hasta ayer mismo, pero "he visto la luz" y creo que cuando sale a la pista y ve al otro lado a Rafa ya se le hace un nudo en la garganta... y me ha dado penita.

Joako eso que dices es una verdad como un puño. Estos partidos entre ellos dos pueden fraguar un buen guión de película: el eterno rival que nunca da por perdida una pelota, una batalla de leyenda, dos mitos agotándose sobre la tierra, el césped o la superficie que sea... Harán historia, no lo dudo.

djmosto, Federer es un jugador que parece no esforzarse. Para mi tiene unas cualidades tan buenas y es tan completo que hace lo más difícil sencillo (que parezca sencillo, más bien) mientras que Rafa tiene que desplegar más su repertorio para hacer lo mismo. El suizo tiene un don natural para hacer casi cualquier cosa con la raqueta y la pelota, y quizás eso le haga parecer un jugador menos apasionado, pero no lo es.

Rafa lucha y sale al campo con una estrategia muy clara. Le costó ganar a Federer pero una vez que aprendió cómo comenzó a sacarle partido a eso... ¡y de qué manera!

Tomas R dijo...

No sé si te llegará dos veces este comentario, pero me hizo un "raro"...

Comenté que creo que Nadal no tiene por que ser gracioso, simplemente es un deportista y, desde mi punto de vista, muy deportivo dentro y fuera de las pistas de juego. Y elegante.

Federer es para mi el más grande, pese a Nadal y para nada me parece frío. Hace tiempo que lo tengo "calado" en este aspecto. Lo que pasó ayer es que simplemente afloraron todos sus sentimientos. Esto lo hizo más grande a mis ojos.

Disfruté de la victoria de Nadal, como con la victoria de cualquier español, pero sentí verdadera pena por Federer.

No obstante creo que tenemos Roger Federer para rato, esto creo que es un tropezón... con un poco de fortaleza mental podrá recuerarse bien y espero que así sea!!!

Un fuerte abrazo!!!

banderas dijo...

Como ves no llegó dos veces, Tomás. Ya sé que no tiene que ser gracioso ni un public relations, pero ser un poco más expresivo seguramente le haría ganar enteros en el espectáculo que también es el deporte... aunque seguramente sus méritos deportivos y humanos deberían ser más que suficientes para que se le aprecie. Acaba de proponer a su rival Federer para los premios Príncipe de Asturias, y eso dice aún más en su favor.

Sobre la "frialdad" de Federer reconozco que yo tardé en calarle, a diferencia de ti... quizás incluso le tenía manía porque durante mucho tiempo parecía no ser de este mundo (en lo deportivo, claro). Espero (creo) que tengamos Federer para rato, aunque los años no perdonan a nadie, y más cuando hablamos de determinados niveles deportivos... y sobre todo con un calendario de competición tan apretado y tan largo. Ya se ha hablado mucho de la cantidad de partidos y torneos que han de jugar los tenistas de la élite para mantenerse en la cima... claro que lo que ganan ellos no lo ganan muchos deportistas que también se dejan la piel a diario en sus respectivas especialidades.

Un abrazo ;-)