Ya soy maratoniano


Como había comentado hace algún tiempo, estuve preparándome para correr la Marató de Barcelona 2008, que fue ayer mismo... y la acabé. Hace apenas tres meses aún no había empezado a entrenar para ella pero ya llevaba dos años corriendo en otras carreras de menos distancia. Lo más aproximado a una maratón fueron las cuatro medias maratones que corrí el año pasado (Vigo-Bayona, Vilagarcía, Coia y Pontevedra) convenientemente distantes en el tiempo, pero el maratón (la maratón me parece más íntimo) es una prueba que no tiene nada que ver con el resto. Bueno, siempre puede aparecer el superhombre que se mete entre pecho y espalda un Ironman (pero esa gente está hecha de otra pasta y pertenece a otro mundo).

Para mi, después de haberla acabado, la distancia reina pasa a ser ésta de 42.195 metros que, en la práctica, se transforman en casi 43000 (mi Forerunner 305 me calculó por GPS una distancia total recorrida de 41910 metros) porque en algunos momentos sorteas a otros corredores, te desvías para aliviar ciertas necesidades fisiológicas, en fin... circunstancias diversas que hacen que resulte imposible hacer exactamente la distancia oficial.


Plano del recorrido de la Marató de Barcelona 2008
(Fuente: Ajuntament de Barcelona)

Antes de salir un grupito de amigos habíamos quedado para desearnos suerte y hacernos la foto de rigor antes de cada carrera, pero esta vez el destino quiso que, entre nervios y prisas, todos nos dejáramos las cámara en el hotel. Sin embargo, lo que tuvimos fue la suerte de encontrarnos con una pareja a la que pedimos que, por favor, nos hicieran una fotografía y nos la enviara por correo electrónico. Ella, Gemma, no sólo fue tan amable de hacernos la foto, sino que se acordó de anotar la dirección de mi amiga Marola y enviársela. La fotografía es la que aquí os pego. Desde aquí mi agradecimiento eterno a Gemma (que por lo que he visto es corredora del C.C.T. y asidua de las carreras populares y de montaña en su tierra) porque éste es un recuerdo que tendré grabado de por vida ya que pocas experiencias marcan tanto como puede hacerlo una competición como ésta, donde se pone a prueba no sólo la capacidad física de una persona sino, sobre todo, su resistencia mental ante situaciones adversas.


Los compañeros del foro Jabelo, Urko, Banderas y Marola antes de enfrentarnos a los 42.195 metros (Fotografía de Gemma T.G.)

Ayer sufrí en mi cuerpo "
al tío del mazo" como llamamos los corredores populares al agotamiento físico que te viene a visitar normalmente a partir del Km. 30 por causas diversas. En mi caso, analizando a posteriori las sensaciones y repasando mentalmente lo sucedido, he llegado a dos conclusiones: mi desayuno de ese día fue nefasto y durante la carrera no bebí suficiente líquido para compensar la pérdida producida por el esfuerzo bajo unas condiciones de temperatura y humedad más duras de las que la predicción meteorológica había predicho.

Ni mi compañero de habitación ni yo tuvimos la prudencia de comprar nada para desayunar y, a las 6:30 de la madrugada no había donde hacerlo, así que nos conformamos con unas tortitas de cereales hinchados, unos higos y una botella de bebida isotónica (las tortitas y la isotónica por gentileza de la bolsa de corredor que suministraba la organización junto con el dorsal y la camiseta).

Aunque llevé un bidón con medio litro de bebida isotónica a mis espaldas y bebí algo en todos los avituallamientos, creo que en estos no tomé cantidad suficiente. De hecho comencé a notar sed en torno al kilómetro 33 y, cuando empiezas a notarla, es que ya la tienes encima. Las piernas pueden aguantar el mismo ritmo, pero se hace necesaria mayor concentración para no perderlo. Parece como si los pies pesaran más y una misma zancada precisara el doble de esfuerzo que hace unos momentos. El caso es que mantuve unos ritmos por kilómetro estupendos hasta el 35. En ese avituallamiento dejé de correr para poder beber con tranquilidad, pero ya era demasiado tarde. El mal ya estaba hecho y mi cuerpo apenas se recuperó hasta concluir la carrera. De hecho tuve que dejar de correr (sin pararme de todo, eso sí) dos veces más. Por el camino muchos corredores y corredoras iban andando y en algún momento los que aún llevábamos cierto ritmo teníamos que ir sorteando obstáculos humanos, lo que endurecía los de por sí ya difíciles kilómetros.


Banderas en tres momentos de la carrera por las calles de Barcelona

En algún momento del kilómetro 37 alcé la vista y ante mi apareció una camiseta como la mía con las palabras "
CorrerenGalicia.org". Concentré la mirada y leí "Barrachina", un compañero del foro de atletismo popular que ya tiene más experiencia que yo en la distancia. Le saludé, pero no sólo me dijo que iba tocado sino que me animó a que siguiera, que él aguantaría a ese ritmo. Me dio pena, pero seguí, ya que, de haberme parado o haber cambiado de ritmo, a buen seguro me hubiera hundido de todo. Los kilómetros finales (desde el 36 al 42) se me hicieron eternos, pero como esa distancia habitualmente la hago casi como calentamiento, me dije a mi mismo que ya metidos en harina había que acabar como fuera. El caso es que desde el cartel del km. 41 hasta la meta no volví a parar ni un segundo y, llegando a la Plaza de España, los ánimos de la gente y la moral que da saber que bajaría de las 4 horas (que era mi segundo objetivo, ya que el primero era acabar la carrera) hizo que incluso intentara una especie de patético sprint.


Llegada a meta de mi compañera Marola
(la chica con gafas de sol a la sombra del crono)

Creo que toda mi vida tendré grabada en mi retina la imagen del arco del km. 42 y, al fondo, la meta con el reloj marcando segundo a segundo el paso inexorable del tiempo. Desde las 3:56:52 subiendo hasta las, finalmente, 3:57:40, que fueron las horas, minutos y segundos que tardé en cruzar la linea de meta oficialmente (en tiempo real, pues tardé varios minutos en salir como tantos y tantos corredores en todas las maratones, fueron 3:53:03).


El primero en felicitarme fue mi compañero Jabelo, todo un campeón con una gran marca
(el de azul con gafas de sol azules... no tiene pérdida) Fuente: Runner's World.

Podría contar muchas más cosas pero creo que, si alguien está interesado en hacerse una vaga idea de lo hermoso que es el recorrido basta ver el video que del mismo sirve la revista Runner's World (en moto, claro).






Recorrido del Maratón de Barcelona 2008 - Sportlife
Recorrido del Maratón de Barcelona 2008 - Sportlife




20 comentarios:

Belén dijo...

Te he visto!!! jajajjajajaj

Enhorabuena, siempre me ha parecido una gran gesta, sin duda :)

Besicos

Irreverens dijo...

ENHORABUENA, CAMPEÓN!!!!!!!
;D

3h53', ¿qué te dije? Está fenomenal, chavalín. Además, es tu primera maratón chispas. Y los errores como el del desayuno, el beber, etc. se corrigen en futuras maratones. (Por cierto, ¿cómo no preguntasteis en el hotel lo del desayuno?) Ains, "calamidade"...
:P
:P

En cualquier caso, lo hiciste súper bien. Con este tiempo, ya te digo que en Berlín hubieras hecho 3:45 como mucho.
:)

Un abrazo bien gordo, Flags. Te lo mereces.
(Y Marola está que se sale, la tía. Flipo con ella.)

Bicos!!

Anónimo dijo...

Bareixa dixit:

Enhorabuena Banderas!!
Un gran objetivo conseguido. Como dice Charly, ya te has "desflorado" en maratón.
Un abrazo.
PD
¡Qué delgado estás!

JOAKO dijo...

Ya eres maratoniano, y con un tiempo bueno, yo hice 3: 47 sin pararme, si no te llegas a parar me superas.
Philipides era un soldado Ateniense que lucho en la batalla de Marathon, localidad que dista exactamente 42 km 195 m del foro de Atenas, cuando la batalla acabó recibió el encargo de ir corriendo a Atenas a dar la buena noticia de la victoria de las tropas atenienses. Cuando llegó dio la noticia a los ciudadanos y luego murió. En los primeros juegos olimpicos los Griegos quisieron que la carrera se llamase Philipidiada (o algo así), pero al barón de Coubertain le parecio un nombre muy complicado y la llamo Maratón. No se sabe si Philipides combatió en la batalla, lo que si se sabe es que los soldados nunca abandonaban su equipo, era muy caro, así que es muy posible que corriera la distancia cargado con un escudo circula de la época, y una espada. Cada vez que corro una carrera, en el máximo esfuerzo me acuerdo de esta historia.

¡Enhorabuena tío!

John dijo...

¡Ahí va! Y yo que siempre creí que 42,195 km eran la distancia entre el castillo de Windsor y el palco real del estadio White City en Londres y que lo habían establecido así en las olimpiadas de Londres para que la reina Alejandra pudiera ver la salida sin mojarse XD

Banderas, vaya mierda de carrera has hecho. Yo esperaba más de ti. Por lo menos, que llegaras a meta con Marola XD Espera que me enfrente yo a la distancia que vas a saber lo que es terminar un maratón en 5 horas ;-D

Mariano Zurdo dijo...

Podría decir muchas cosas, pero todas se resumen en ENHORABUENA.

vitruvia dijo...

Jo, lo cuentas de una manera que a cualquiera le entran ganas de echarse a correr, jajajaj, bueno, a cualquiera no sé, pero a mi sí.
Noraboa, meu.

Mariano Zurdo dijo...

Vitruvia a mí no, pero a ti sí.

banderas dijo...

Belén, ahora ya casi me podrías identificar por la calle ¿no?.

Pues no te creas, los corredores cambiamos mucho vestidos de persona... aunque tú sueles ver a las personas más ligeros de ropa todavía, si no me equivoco.

¡Jo! Ya no tengo escapatoria.

Bicossss ;-P

Irreverens, gracias guapa.La verdad es que cometimos errores de principiantes. Yo llegué a proponer comprar plátanos y algo para desayunar, pero mi compi dijo que "malo será que no haya nada abierto mañana para desayunar"... pues no. Lo de beber, supongo que tardé en darme cuenta del calor que hacía realmente... y es que las piernas me iban tan bien que ni me enteré de los primeros 30 kms. Creo que, de no ser por esos fallos, podría haber bajado de 3:45... justito, pero por ahí. En la segunda mitad bajé el tiempo de la primera apenas 5 minutos... y eso que tuve todos esos problemas. El año que viene más y mejor, ya verás.

Por cierto, Marola con ese tiempo es la 2ª en el ranking gallego de maratón... ¡¡alucinante!!

Bicos ;-)

Bareixa, pues sí, ya he perdido la virginidad... y ya iba siendo hora... Je!Je!Je!.

Sobre mi "delgadez" no es para tanto... apenas bajé 2 kilos en 8 semanas.

Joako, creo que la distancia actual se estableció como lo cuenta John en su comentario... en cualquier caso la leyenda (con base histórica real) de Filípides es preciosa. Sobre mi tiempo... en efecto, el clima pasó factura a casi todo el mundo... incluidos los negritos, que empeoraron su tiempo del año pasado en casi 2 minutos... y eso para ellos es muuuucho tiempo.

John ¡¡qué cabroncete estás hecho!! ¡¡Mira que fastidiarle la historia a Joako!! ¡¡Mira que decir que hice una gran "M" de carrera!! ¡¡Cachondo!! ;-P

Mariano, y yo que me esperaba de ti un "¡Qué cansado estoy sólo de leerte!" o algo asín... Je!Je!Je! En cualquier caso, muchísimas gracias.

Vitruvia... de echarse a correr en dirección contraria querrás decir ¿no? A mi me daba miedo hasta hace unos meses sólo pensar en correr tantos kilómetros de una sola tirada... y ya ves, aquí estoy.

Biquiños y bienvuelta ;-)

Mariano (casi nos cruzamos) de ti me lo esperaba... bueno, y de ella casi también lo suyo... como está medio "jillada" ;-P

Raquel dijo...

¡¡¡¡¡Qué genial!!!! Enhorabuena grande grande.
Estaba pendiente del reportaje de la carrera. Qué bueno que terminaras. Me parece tantísimo esfuerzo!! y eso, tanto físico como mental. Pero me imagino la satisfacción que debes sentir. Yo misma estoy gonzando ese gusto.
Me acordé de ti ayer mientras veía un programa en Discovery sobre la fuerza del cuerpo y los mecanismos que utiliza cuando se le somete a condiciones físicas extremas como ese bajón de los 30 km.
Bueno... que qué alegrón y otra enhorabuena

JOAKO dijo...

joer, me habéis jodido la historia, con lo bonita que era, ¿de verda se establecio asin la distancia?
investigaré sobre el tema, en ocasiones oigo historias (tengo una memoria increíble para recordarlas) y no las contrasto, las saco a pasear años mas tarde y esto es lo que me pasa.

Irreverens dijo...

Es que el calor de Barcelona es muy jodido, Flags. En serio. Es un bochorno que te recalienta por dentro y que no notas hasta que ya es demasiado tarde.

Lo que te digo. Si algún día quieres y puedes, vete al de Berlín. Para mí, el clima de allá es genial. Y el recorrido, inigualable.
:)
Y que conste que no tengo comisión, eh, jajajaja.

banderas dijo...

Raquel, contaba con tus felicitaciones... ¡faltaría más!

Sobre lo que comentas del esfuerzo y los mecanismos de superación he de confesar que la idea de abandonar pasó fugaz y repetidamente por mi mente, pero me puse a calcular mentalmente la distancia que faltaba y me dije que eso lo hacía yo habitualmente en un plis plas, y que no era plan tirar 8 semanas de intenso entrenamiento por una tontería semejante, que lo peor ya había pasado y que esta carrera no sería mi primer abandono... en fin, me motivé con datos objetivos en vez de abandonarme a las sensaciones adversas... esta fue mi forma de superar al "del mazo".

Bicos ;-)

Joako, no era por fastidiar la historia, sino por ajustarnos más a la realidad. Es cierto que hay una elevada base histórica para la carrera, pero la realidad sobre la distancia es bien distinta. Compruébalo, si quieres, en el siguiente enlace:

http://es.wikipedia.org/wiki/Marat%C3%B3n

banderas dijo...

Irreverens nos cruzamos mientras buscaba los datos sobre la leyenda de maratón para Joako. Es cierto que el calor de Barcelona es muy fastidiado... pues imagínate si llego a correr en Roma dentro de 2 semanas, que era mi primera opción... ¡¡mejor ni pienso en ello!!

Sobre la opción de Berlín... es una ciudad preciosa y con un clima muchísimo más caluroso en verano pero, por fechas, más agradable en otoño. Además, como buen nacido en "Deutschland" sigo aquello de "¡¡Deutschland über alles!!" (¿era así?)... y yo tampoco llevo comisión ¿eh?

Bicos ;-)

JOAKO dijo...

Soy un romántico, así que me quedo con mi historia ahora completada por san wiki y por vosotros.

Estilografic.blog dijo...

Me sumo a las enhorabuenas. En moto sí, parece muy chulo, pero corriento a todo correr tiene que ser otra cosa.

¡Campeón!

banderas dijo...

Joako yo también... pero lo cortés no quita lo valiente, y la cruda realidad no tiene por qué barrer al mito.

Estili, muchas gracias. Corriendo es más chulo aún... uno de los momentos más hermosos es cuando bajas por la Avinguda Gaudí y al fondo, imponente, se ven las torres de la Sagrada Familia... otro maravilloso es cuando, conforme subes un puentecito (ya pasado el km. 30) divisas el azul del mediterráneo en todo su esplendor.

Bicos ;-)

MonikaMDQ dijo...

Anda ya!! Felicitaciones múltiples!! que todo esfuerzo tiene su "ganancia"
y vos te lo ganaste!
Admiro tu tenacidas para estas cosas, alguna vez trataré de inmitarte sos un gran ejemplo (ojo no es un cumplido ok?
besos

banderas dijo...

Glups! Gracias Mónika, como sigás así me voy a poner "colorao".

Bicos ;-)

P.D. No se lo digas a nadie, pero aunque me costó acabar, iba preparado para pasarlo aún peor... al menos contaba con momentos peores.

Anónimo dijo...

Vouamodo dice:
Hola Banderas, enhorabuena por tu p`rimera marathon, además hiciste un muy buen tiempo.

El 1 de junio me tocarían a mí los 45 km de Portugal(más despacio que tú por supuesto) pero llevo quince días jo...o y no se cuando podre empezar de nuevo. A lo mejor tengo que pedirte tu plan de dos mese para preparar marathon y si en esos dos meses no reviento intentaría ir a Portugal, pero ahora mismo soy pesimista y me parece que este tren voy a tener que dejarlo pasar de largo.

Enhorabuena y ya nos veremos en las carreras. Aunque sea mirando.

Saludos.