1ª Xuntanza blogueira do mar

El sábado estuve todo el día en San Vicente do Mar (O Grove) en otro encuetnro con bloggers totalmente distinto, pues nos unía a todos y todas el amor por el mar y todo lo bueno que en su entorno se genera y el rechazo hacia todo aquello que lo estropea y lo destruye. Además, la completísima exposición de embarcaciones tradicionales que allí se juntó sirvió de aliciente añadido a nuestro interés por ese mundo medio desaparecido por la vorágine de la vida moderna.











Os dejo unos detalles, convenientemente reelaborados y revisados por mi propio prisma. Como las viejas embarcaciones me transportan a otra época, a otros tiempos en que la fotografía era un arte y el de fotógrafo un oficio artesano, como lo era el de los carpinteros de ribera, he querido transmitir esa antigüedad por medio del blanco y negro con matices sepia.







Sólo hay dos fotografías en color (azul, principalmente) porque el azul es el más marinero de los colores y su fuerza y su intensidad se apagan con el gris del blanco y negro, mientras que la madera gana hermosura con el contraste de tonos de sus vetas, de sus nervios.





No os diré gran cosa del encuentro. Seguro que otros os comentan más y mejor. Yo sólo hablaré de un hombre que transmite vida vivida, amor por el mar y sus habitantes, por el ser humano en equilibrio con la naturaleza, por la tierra y los hombres y mujeres pegados a ella, por la madera en toda su sencillez y su calor, por el olor a brea y salitre... a recuerdos de los que me siento afortunado y que atesoro de mi infancia.







Me emocionó especialmente el encuentro con una gamela coruxeira que muy probablemente haya visto construir cuando apenas contaba con seis o siete años, en el taller de carpintería de ribera del señor Juan, de Corujo, y su hijo Virgilio.









Cuando uno es un niño almacena inconscientemente sensaciones más que recuerdos, y cada visita a aquel pequeño astillero era una experiencia olfativa y visual irrepetible: las enormes virutas de madera, la parsimonia con que se afilaban las gubias y formones, los inmensos cepillos,
las manos curtidas y las cicatrices curadas, el aroma a brea y a gasoil, a castaño y a roble.






11 comentarios:

Jose Eugenio dijo...

Como ya expresé en otros comentarios me siento afortunado por haber recibido de primera mano una leccion magistral como la que tan amablemente nos ofreció Staffan Morling, pero tambien por la oportunidad de conocer a gente como tu y tu esposa y todos los que nos reunimos a la llamada de nuestra comun amiga Mar. ¡Encantado! y seguimos en contacto.

Irreverens dijo...

veo que no paras, eh.
:)

Eso es bueno.
Yo ando medio perdida por culpa de demasiado trabajo (aunque no está la situación para quejarse de eso, me temo).

Os voy leyendo aunque a veces no comente.

Bicos, rei.

banderas dijo...

Jose Eugenio "Cabo de Hornos" un placer haber conocido al hombre y al marino (y no va por Mörling, que también) en una ocasión tan especial. Desde luego más que un encontro de blogueiros fue una reunión de amigos que llevaban algún tiempo sin verse (la sensación era similar) aunque realmente nunca nos habíamos visto. Una lástima que el tiempo se nos echó encima de mal modo... y es que cuando se está a gusto el tiempo pasa volando.

Irreverens, ya lo decía en otra entrada, que tenía la agenda de este finde a tope... y aún no conté lo del domingo... Ja!Ja!Ja!

Sobre el trabajo ¿qué quieres que te diga?... sigue, sigue, que no está el horno para bollos.

Biquiños/Petonets ;-)

Amiga Atlántica dijo...

Qué pedazos de fotos!!!
Pero bueno, qué escondiditos lo tenías, no? Eres un artista, Banderolas!!!
Me gustó mucho la persona llena de sensibilidad que me encontré el pasado sábado detrás del nick Banderas ;-) Muchísimas gracias por venir y dejar que te conociéramos...
Por cierto que tienes una familia encantadora.
Un fuerte abrazao Blogueiro

geminisdespechada dijo...

joé en serio que pensé que ese señor era fraga... :S

preciosas las fotos!!

geminisdespechada dijo...

por cierto, xuntanza es kedada en gallego? mola

JOAKO dijo...

Precioso.

banderas dijo...

Amiga atlántica, sintiéndolo mucho he de decir que no son pedazos de fotos... sino fotos enteras. Además de las fotos típicas de las embarcaciones tradicionales me pareció bonito hacer algo de fotografía un poco más artística... sin pensar si dejarlas tal cual o pasarlas a blanco y negro (como finalmente hice) con algún matiz de color (algo parecido al viejo viraje a tonos sepia que se hacía en la fotografía tradicional... que era lo mío).

Del resto del comentario sólo tengo que decir ¡glups! y ¡gracias!... será porque la anfitriona se pasó un curro de la leche para que todos estuviéramos como en el salón de nuestra casa.... Je!Je!

Otro abrazote para ti y para Haddock ;-)

Géminis ¡¡Fragaaaa!!... dios mío, se ve que nunca lo has visto en directo. Este hombre es todo lo contrario a Don Manuel... es todo calma y sosiego... y un espíritu aún más libre de lo que jamás hubiera imaginado.

"Xuntanza" se traduce como "encuentro" en castellano, luego "Kedada" valdría para jerga blogueira...Je!Je!Je!

Joako, y eso que no viste las embarcaciones completas, eso sí que es precioso.

Un abrazote ;-)

Fernando dijo...

Ola: nunca pisara este recuncho, pero realmente fermoso o ollar que ten a 5ª planta na que debullas acontecementos.
Por certo un pracer coñecerte.
Fermosas fotos. Grazas.
Fernando

Mariano Zurdo dijo...

Me ha fascinado la entrada y me gustó mucho San Vicente cuando estuve en verano.
Y me da que aprendisteis lo que no está en los escritos...
besitos/azos.

banderas dijo...

Fernando, pola contra eu si pasara algunha vez pola vosa casa para curiosear un pouco (cousas dos que gustamos de andar a fozar un pouco aquí un pouco aló), mais non lembro se comentei algo algunha vez.

Gosto de ter convidados novos e se ademáis lles prace a miña ollada mellor ainda.

O pracer do coñecemento penso que foi recíproco e xeralizado entre os que alí estivemos o sábado.

Unha aperta ;-)

Mariano, una lástima que no pudieras estar en la "xuntanza". Fijo que te salía un relato marinero... y no era para menos. Fue una experiencia entre un millón. Te lo puedo asegurar.

Por otra parte estoy muy enfadado contigo. Estuviste en San Vicente y no me avisaste... y yo allí de acampada... es para matarte. En fin... habrá que esperar a mejor ocasión.

Biquiños/Bicazos ;-)