El mercado de Campo de' Fiori "ma non troppo"(Crónica Romana XIV)



Otra de esas peculiaridadades que tiene la ciudad de Roma es que tiene esquinas y rincones realmente canallas a unos pasos de los mejores y más hermosos palacios renacentistas... o de un mercado que, en sus buenos momentos, debe ser una verdadera hermosura de color y sabor.

La Piazza de Campo de'Fiori es un claro ejemplo de la capacidad metamórfica de una ciudad que es -a un tiempo- capital de República, epicentro del catolicismo, excavación arqueológica en campo, villa palaciega y urbe barriobajera, paraíso de la moda e infierno circulatorio, madre del diseño y nieta de Marinetti y D'Annunzio...

Caminando desde la Piazza Paradiso hacia el sur nos encontramos con una plazuela que nos sorprende por el contraste existente entre el palazzo que topamos de frente y un edificio aparentemente sin importancia, lleno de grafitti y mal cuidado, que sin embargo nos ofrece una imagen de una Madonna del latte en la segunda planta y un friso decorado con cabezas de caballo justo entre las dos ventanas de la primera planta así como una rica decoración bajo el alero del tejado. Parece ser que éste edificio en su día albergó las caballerizas del palazzo pero, con el tiempo, ha devenido en un rincón decrépito de esta Piazza del Biscione.




Piazza del Biscione

Y dos pasos más allá nos acoge una Piazza de Campo de 'Fiori medio vacía. Es el mes de agosto. Roma disfruta de unas merecidas vacaciones, e innumerables comercios y servicios de hostelería lucen un cartel que despeja cualquier duda al instante: "Chiuso per ferie".


Puesto de especias para "adornar" la pasta.

Si en Agosto los cuatro puestos que sobreviven al calor de esta plaza entre edificios son capaces de ofrecernos ésta policromía y, suponemos, ésta variedad de sabores, ¿qué no serán capaces de ofrecer sus puestos el resto del año?


Ni muchos puestos ni gran variedad ni cantidad... es agosto.

Si los colores se corresponden, aunque sea tímidamente, con los sabores, ésta piazza promete mucho más de lo que de ella hemos podido apreciar.

5 comentarios:

raquel dijo...

Eso es, ahora sí llegó el mercado.
Me llama la atención cómo colocan las especies en las bolsas. Cada mercado tiene su costumbre.
Una gozada de fotos
Un abrazo

Viguetana dijo...

¡Anda, mira, como la tetilla gallega pero en versión "especiada"...!
:-P

A mí también me encanta ir a ver los mercados de los países a los que viajo. Ah, y las pastelerías, lo cual es más curioso porque a mí no me gustan los dulces.

Bicos!

MonikaMDQ dijo...

La primer foto me hizo acordar a una peli que vi que se llamaba "recien casados" una parejita viajaba de país en país y terminaban pasando la noche en Roma en una de esas villas. Muy parecidas a la foto, bonito y pintoresca ( aunque en la peli, para que tuviera "gracia" la hacían quedar como un lugar ´peligroso´sobre todo de noche)

De las otras 2 fotos casi me dá algo! Puesto de especias para "adornar" la pasta, q rico Dios, y la sandía se ve espectacular.
Muy lindos mercados.

Como siempre, gracias por "el viaje"
besos

vitruvia dijo...

A mi me gusta m�s un mercado que a un tonto un l�piz, jajajaaj, y esos deben ser maravillosos, (ahora que lo pienso, los l�pices tambien me gustan, jajajaj). Ni caso, �te gustan los tomates?

banderas dijo...

Raquel, en efecto, ya iba siendo hora ¿no?

Viguetana... es curioso que nos gusten tantas cosas similares... a mi me gustan los pasteles, pero no me "pirran".

Monik yo de noche no sé si pasaría por esta plazuela. Sobre el mercado... apenas siete u ocho puestos... pero desde luego muy originales (al menos para mi). Lo de "adornar" se refiere a que son mezclas de hierbas para preparar salsa carbonara, salsa pesto, pasta y arroz con funghi porcini (setas), sopa minestrone, etc. Además, también hay especias a granel y sin mezclar para infusión y cocina.

Vitru por eso nos entendemos tan bien. ¿Los tomates?... la respuesta en tu blog...ja!ja!ja!