Via Condotti (Crónica Romana VI)



No es que hubiera pensado hacer ahora precisamente esta entrada, ni con esta forma, pero los acontecimientos a veces nos hacen precipitar las decisiones ya tomadas pero sin ejecutar. El resultado será el que sea pero no, desde luego, el inicialmente previsto. En cualquier caso ahí va.

Ayer mismo me enteré de la decisión de uno de los grandes diseñadores de moda (modistos, dicen por ahí) del mundo de abandonar la vida activa el próximo ano 2008. Valentino Garavani, de 75 años de edad y 45 de oficio, dice adios a la dictadura de las pasarelas y de las colecciones que inexorablemente habrían de venir acompasadas al giro de la tierra alrededor del sol.

Como he dicho en alguna ocasión, el diseño (en general) me apasiona y, aunque ni puedo ni me apetece gastar en ello, creo apreciar con bastante buen criterio lo que me gusta y lo que no... y Valentino es de los diseñadores que hacen más objetos de "
que sí" que de "que no".



Escaparate de la tienda de Valentino en la Via Condotti.

Por ello, aprovecho esta circunstancia para acercar algunas fotografías de la calle de Roma con más glamour, diseño y dinero: la Via Condotti. No es ni la más larga, ni la más bonita, pero sí una de las más llamativas calles de Roma. A sus aceras asoman desde hace décadas algunas de las boutiques de postín cuyos nombres, tomados de uno en uno, suelen hacernos pensar en lo inalcanzables que son para nosotros los objetos "marcados" por "el nombre... ese nombre".

Armani, Burberry, Dior, Dolce e Gabanna, Salvatore Ferragamo, Fornarina, Gucci, Hermes, La Perla, Prada, Trusardi, Valentino, Bulgari, Cartier, Federico Bucellati, Mont Blanc y Louis Vuitton son nombres que, en esta calle, no desentonan en este entorno.



Aquí hasta las botoneras de los porteros eléctricos tienen que estar impecablemente brillantes.

Como no sólo de moda vive el hombre (y la mujer) también cuenta esta calle con su pastelería y heladería... a la que solamente osé asomarme para la fotografía.


El ambiente y el aroma no salen bien ... lo siento.


Pero incluso este local destaca por la elegancia clásica de un pequeño rótulo en la jamba derecha de la puerta que anuncia lo que el sentido del olfato ya hacía entrever.


Parece hecho de chocolate.

¿Que por dónde cae la Via Condotti? Pues mire usted... si consigue llegar a la Piazza di Spagna no tiene pérdida. Está justo haciendo un eje con la misma. En la fotografía de la Vía Condotti se adivina al fondo la famosísima escalinata de la moda.


Al fondo de todo está la escalinata. Os lo aseguro.

Por una vez he conseguido hablar/escribir de moda. ¡¡No me lo puedo creer!!

Por cierto, coincidiendo con nuestro viajecito a Roma se celebraba en el recinto donde habitualmente sólo está el "Ara Pacis Augustae" una exposición sobre los 45 años de diseño Valentino. Había de todo. Si quereis entrar en la web de Valentino no hay más que pulsar en el título del post.

8 comentarios:

John dijo...

A mí lo que más me gustó de la Vía del Condotti es poder ver un Baúl de Louis Vuitton, en vivo y en directo. ¡Impresionante!

Los Ferrari y los Masseratti se pueden ver por la calle pero esos baúles sólo se ven en las películas.

Chú dijo...

Yo estuve en la Plaza de España! Y enfrente había un escaparate que tenía en su interior, un vestido de versace o no se que marca era (no lo recuerdo) que valía un millon de pesetas creo que era.

!!

Eifonso Lagares dijo...

Leo todos los días cada nueva etapa de tu viaje. Y ya me pregunto si has dejado algo de Roma sin ver.

Muy aprovechado el viaje.

Saludos

banderas dijo...

Cierto, amigo John, ese baúl es una historia viviente o algo así, y por echarle un ojo a su interior creo que cobran... o casi.

Chú en esta calle, supongo que menos los pasteles y los helados, todo tiene muchas cifras en la etiqueta... lo más flipante de todo es que hay gente en las tiendas que luego sale con bolsas... quiero suponer que porque hayan comprado algo.

Eifonso aunque parezca que no, me quedó bastante Roma por ver, pero es que una semana escasa no da para más...je1je!je!... y sobre todo viajando con niños pequeños. Realmente vimos mucho más de lo que yo esperaba, pero es que llevabamos un buen organizador y Roma ayuda, porque la parte más aprovechable no es muy extensa. Está todo muy cerquita y lo hicimos casi todo andando. Gracias por tus lecturas y por tu comentario.

Cosichka dijo...

Lo que más me ha gustado, el rótulo con aspecto de chocolate mmmmmmm

X-D

banderas dijo...

Cosi ¡¡¡Has vuelto!!! ¿Dónde andabas metida, si no es mucha curiosidad?... es que tampoco actualizabas el blog. Ya sabía yo que había alguna adicta al chocolate por ahí. Tu hubieras entrado más adentro que yo en el local en cuestión.De eso estoy seguro.

Bicos.

Jovekovic dijo...

No mientas Banderas, yo también he estado y los pasteles también tienen muchos ceros ( aunque los vestidos más, es cierto)

banderas dijo...

Jove yo no miento. Simplemente no entré al local más que lo que se aprecia en la fotografía donde una mujer asoma con cara de sorpresa, así que ni me preocupé de ver los precios de esas presuntas "delicatessen" que, evidentemente, no probé.